Martinelli libre y la justicia secuestrada

BUSCANDO CAMINO

SONY DSCMovimiento Democrático Popular

Panamá, Año XVII, No. 258    –    13 de agosto de 2019

Tres jueces interinos, nombrados de a dedo por un Magistrado de la Corte Suprema de Justicia de quien fueron subalternos, dictaron sentencia de “no culpable” el pasado nueve de agosto en el juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli. El Juez Presidente del Tribunal fue en dos ocasiones funcionario nombrado y dependiente del acusado. Claro está que por tales circunstancias dichos jueces fueron recusados por la fiscalía y los querellantes antes de dar inicio a la audiencia, pero sus recusaciones cayeron en el saco roto de la corrupción judicial: fueron rechazadas.

 

Una parodia de juicio

Esta parodia de juicio resulta escandalosa por su manipulación descarada de las normas jurídicas, y para demostrarlo basten unos pocos ejemplos:

  1. En su fallo los jueces insistieron en que la defensa no tuvo acceso a los siete cuadernillos que contenían las copias del correo de bradpty507@gmail.com en los cuales se encontraban los correos pinchados a las víctimas. Eso resulta falso puesto que el seis de agosto de 2018 el Magistrado Juez de Garantías en el juicio celebrado en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Jerónimo Mejía, autorizo a Carlos Carrillo su lectura en su condición de abogado de la defensa de Martinelli.
  1. Se descartaron diversas pruebas alegando la ausencia de una representación legal del acusado en dichas prácticas, cuando en el mes de Noviembre pasado el Magistrado Mejía, Juez de Garantía, había admitido dichas pruebas, y el pasado 7 de diciembre el Pleno de la CSJ, al declinar el caso, aceptó como valido todo lo realizado hasta esa fecha. 
  1. El Tribunal alego violaciones al derecho a la defensa del acusado, así como a sus garantías fundamentales, lo mismo que al debido proceso, pese a que la CSJ había rechazado todos los recursos presentados por la defensa de Martinelli sobre esas supuestas violaciones.

En pocas palabras, los jueces Roberto Tejeira, Arlene Caballero y Raúl Vergara, cuyos nombres jamás serán olvidados, desconocieron de forma inocultable e injustificable decisiones del Pleno de la Corte Suprema de Justicia.

Consultada una fuente de la Embajada de los Estados Unidos en Panamá sobre el veredicto, manifestaron que “Martinelli fue extraditado por decisión del gobierno de Panamá, luego de huir hacia Estados Unidos evadiendo cargos por escuchas ilegales” “Estados Unidos solo extradita a personas en casos donde la evidencia justifica el retorno al país para ser procesados.“

Tales declaraciones se corresponden con el fallo del Juez Federal de Estados Unidos Edwin Torres, de la Corte del Distrito Sur de la Florida, dado a conocer el 31 de agosto de 2017, que avaló la extradición de Martinelli alegando que “hay motivos razonables para suponer… que el expresidente es culpable de todos o alguno de los delitos imputados” “Siguen existiendo indicios de fiabilidad en éste expediente de que Martinelli pudo haber cometido los delitos imputados, dadas todas la pruebas presentadas.”

Tan descarada ha sido la manipulación, que no solo es un golpe terrible y final al previamente corrupto y desprestigiado sistema de justicia, sino que nos coloca en una situación de ridículo extremo ante el concierto de las naciones. Con este escandaloso fallo colapsa la institucionalidad judicial, y se posibilitan los rumores sobre supuestos dos millones de dólares que ha costado la libertad del reo. No es de extrañar, entonces, que Nicomedes Castillo, abogado querellante, haya declarado que “desde las diez de la mañana tanto la fiscalía como la querella sabíamos que venía ese fallo”. Culminó sus declaraciones comprometiéndose a una conferencia de prensa en que se explicaría con pruebas lo que ocurrió realmente.

Una institucionalidad colapsada

El colapso del sistema de justicia es parte de la agonía de la institucionalidad de un régimen político carcomido por la corrupción e incapaz de una administración mínimamente  eficiente del Estado. Este fallo resulta ser un disparo a la cabeza del sistema político, que con él pierde toda su credibilidad y legitimidad, abriendo paso así al fortalecimiento de las corrientes políticas partidarias de la convocatoria de una Asamblea Constituyente Democrática. Tan grave es lo sucedido que no sería de extrañar que para salvar el sistema el Tribunal Superior o la Corte Suprema de Justicia acojan los  recursos que se elevaran y revierta así tamaña barbaridad de sentencia.

Lo que ha quedado sujeto al paralizante desprestigio son los tres órganos del Estado, y la prueba más fehaciente de ello es el silencio cómplice del Órgano Ejecutivo ante lo sucedido, y la actitud de Poncio Pilatos de la Asamblea de Diputados. Nada puede justificar tales actitudes, excepto la complicidad más perniciosa con el sistema político que posibilita estos exabruptos.

El juicio a Martinelli significaba mucho más que simplemente los delitos por los cuales se le acusaba. Figura cimera de la corrupción, comandante de la represión a los indefensos de Changuinola y Colón, factor fundamental de la desestabilización institucional, campeón de la disociación de la sociedad panameña, verdugo de la dignidad de las mujeres, con Martinelli condenado se cancelarían los peligros de la dictadura civil que ahora nos amenaza si dicha sentencia no es revertida, o no se le paran los pies políticamente hablando a ese depredador.

La necesaria unificación de las fuerzas democráticas   

Así como bajo el gobierno de Martinelli se puso en pie el Frente por la Defensa de la Democracia para así derrotar los planes de instaurar una dictadura civil, ahora han sonado las campanas llamando a la creación de un Frente Contra la Impunidad y la Corrupción, en el camino de convocar una Asamblea Constituyente Democrática que barra con la podrida institucionalidad, inaugurando una nueva República que amplíe, extienda y profundice los derechos  democráticos y sociales. No hay otro camino ni existen atajos para lograrlo.

Movimiento Democrático Popular
Panamá

_______________________________________________
BuscandoCamino mailing list
BuscandoCamino@listas.nodo50.org
http://listas.nodo50.org/cgi-bin/mailman/listinfo/buscandocamino

Anuncios
Publicado en La corrupción en Panamá | Etiquetado | Deja un comentario

FALLO PONE PIEL DE OVEJA A RICARDO MARTINELLI

Movimiento Un Panamá Diferente Pronunciamiento

JerónimoLos tres jueces del Tribunal de Juicio Oral del Sistema Penal Acusatorio, Roberto Tejeira, Arlene Caballero y Raúl Vergara, han emitido veredicto de “no culpable” que deja impune al expresidente Ricardo Martinelli Berrocal, hasta hace poco reo de haber cometido violaciones a la intimidad (pinchazos), persecución y vigilancia arbitrarias, sustracción o malversación y peculado de uso.

Sospechoso es el resultado de este juicio, puesto que pruebas que ya habían sido declaradas idóneas por la Corte Suprema de Justicia, fueron sencillamente ignoradas por los jueces de primera instancia a donde fue remitido el caso.  Estos jueces habían sido, o subalternos del reo, como en el caso de Roberto Tejeira, o, como ocurre con Arlene Caballero y Raúl Vergara, del magistrado José Ayú Prado (nombrado en la Corte Suprema por Martinelli).  Además, argumentos falaces superados hace siglos en el derecho, como aquel en que solo tiene culpa el autor material de un ilícito y se exime al autor intelectual y beneficiario final del hecho punible, abundaron en la defensa del imputado, compuesta por abogados que no pudieron impedir con sus triquiñuelas ni ofrecimientos monetarios, que este fuera extraditado tras andar fugitivo, y luego, ya encarcelado en Panamá, lo plagaron de enfermedades inventadas y retrasaron dolosamente el proceso con todos los subterfugios posibles, por bajos que fueren.

Ahora, aduciendo tecnicismos que no soportan crítica objetiva alguna, el fallo de los jueces es una interpretación retorcida de la norma jurídica, que intenta lavar la cara a la delincuencia hecha gobierno, a la vez que pone un clavo más al féretro del sistema judicial panameño.  Esto aumenta el recelo de los ciudadanos, que temen que los fallos se vendan al mejor postor disimulándolo con excusas banales, y que incluso las evidencias más plausibles sean inútiles para garantizar la justicia a las víctimas de los delincuentes. En lo referente a los pinchazos, ya han sido condenados Alejandro Garuz y Gustavo Pérez, dos altos funcionarios del Consejo de Seguridad, que respondía directamente a Martinelli, quien se ufanó públicamente de tener “el pedigrí de todo mundo en este país”; la persecución arbitraria fue ejercida por diversos agentes del sistema policial y del Ministerio Público, dóciles instrumentos de coacción del expresidente, y las formas de sustracción y peculado son evidentes en el enriquecimiento ilícito de este y de múltiples funcionarios de su gobierno que gozan de rampante impunidad, pues la complicidad en el latrocinio ha distinguido a los máximos representantes de los partidos políticos que hasta hoy han ocupado el poder, y es evidente que desean mantener esta asociación para delinquir. Por ello, no es posible fiarse de ninguna de las instancias judiciales, pues se confabulan para facilitarles el delito.

Creemos que la nación se encuentra ante esta disyuntiva: permitir que la impunidad conduzca a la crisis social, el descrédito de las instituciones y la justicia por propia mano ante la inequidad con que se aplica, o plantearnos seriamente la tarea de su refundación, erradicando la corrupción y a los corruptos y dotándola de instrumentos que garanticen la regeneración del sistema judicial en particular y del Estado en general, con desarrollo humano sostenible y equidad social.  Solo la movilización popular hará posible que la justicia venza y saque del seno del poder a quienes abusan de él a su antojo.

Panamá, 15 de agosto de 2019.

¡CERTEZA DE CASTIGO A QUIENES DELINQUEN CONTRA LA NACIÓN Y SUS CIUDADANOS!

¡POR UN PANAMÁ DIFERENTE, ASAMBLEA CONSTITUYENTE!

Publicado en IMPERIO DEL DINERO, La corrupción en Panamá | Etiquetado | Deja un comentario

¿Qué poder tiene el Ministro del Canal?

Una  entrevista que insulta la inteligencia y refuerza la mentalidad COLONIAL. “El Canal de Panamá es un modelo perfecto”. Por favor… La ampliación del Canal se aprobó en un referéndum truculento y con baja participación ciudadana.

3-12Previo al referéndum, derogaron la Ley 44 que inventó la cuenca Occidental del Canal para hacerse con las tierras y las aguas de esa supuesta cuenca. La lucha de la Coordinadora Campesina contra los Embalses sacó a la luz todos los engaños y MENTIRAS que se empujaban desde la ACP, bajo la administración de Alberto Aleman Zubieta.

El AGUA que usa el Canal es de Panamá. Es Panamá quien le otorga agua al Canal. Un solo esclusaje, y esto es así, desde la creación del Canal, tira al mar más de 55 millones de galones de agua dulce. A otro con el cuento de que somos los ciudadanos que malgastamos el agua. El deficiente servició y pésima gestión del IDAAN  es parte de la estrategia de privatización…

La ACP se sigue comportando como un “estado libre asociado”. Con Roberto Arosemena, preguntamos: “La pregunta pertinente es que poder tiene el Ministro del Canal frente a este Consejo Asesor metido en el corazón de sus colaboradores, nombrados y por nombrar por el Presidente de la República. Además, por qué se ha blindado el Canal de un título constitucional, que al decir de los excandidatos a Presidente, en los pasados debates, no puede ser modificado por el soberano que en este caso es la ciudadanía panameña.”.

Nos avergüenza lo que se pregunta y lo que se responde sobre el Canal de Panamá. También nos queda claro que nada ha cambiado, que con otro ropaje En el Canal se continúa con la mentalidad colonialista.

Se refuerza y empuja la voracidad de engullir tierras y aguas del país. Detrás del eufemísticamente llamada “reservorio multipropósito”, está la  inventada “Cuenca Occidental” que supone DESALOJO de comunidades, inundando tierras fertiles y por que no, construcción de represa como se contemplaba para los Ríos, Indio, Coclé del Norte y Caño Sucio.

Nuevamente se amenaza la VIDA de los ecosistemas y de poblaciones campesinas para garantizar el “crecimiento” ad infinitum de las entradas del Canal.

Cuando no tengamos agua dulce, represemos los ríos y talemos las  montañas; cuando las comunidades campesinas desalojadas se instalen en las ciudades, comeremos de las migajas de los dólares que aportan el peaje de los barcos que se consumen nuestra agua y nuestra montaña

http://m.telemetro.com/caraacara/Cara-Aristides-Royo-Asuntos-Canal_3_1271902798.html#.XVHtrAcyK94.whatsapp

3-13

 

Publicado en Canal ampliado | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Mi amigo…

Mi amigo está molesto con un nicaragüense que considera un liso. Le ayudó con trabajo a su llegada en oficios de obreros, le presentó a algunas mujeres, entre ellas a su cuñada, le invitó “Bayer” para que se relajara y … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Nuestro Canal

Por Roberto Arosemena Jaén –Ciudadano panameño Me gustaría que mi generación del 58 concluyese su misión histórica de integrar el destino del Canal al desarrollo social y económico del país. Sin embargo, lo que se hizo el 31 de diciembre … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

PELIGRA Parque Nacional Camino de Cruces

 

Publicado en la lucha de los panameños, Luchas ciudadanas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Destrucción de los bosques en la ribera del Canal

Nada justifica la destrucción de bosques. Menos aún, cuando estos bosques están en la ribera del Canal. Como se sabe, el Canal funciona con agua, sin agua no hay Canal… sin agua no hay VIDA.

Son muy preocupantes las declaraciones del Ministro de Obras Pública que lo colocan en DESACATO ante el fallo de la Corte Suprema de Justicia. La suspensión de la obra sobre en la Vía Omar Torrijos NO ES una opción, es un mandato de la Corte que debe ser acatado. Así es como funciona en un Estado de Derecho, lo contrario, es una vulgar afrenta que irrumpe el orden constitucional y nos coloca en la misma clasificación de una dictadura.

Publicado en La corrupción en Panamá | Deja un comentario