Los que asesinaron, los que mandaron a matar y los cómplices que callaron frente al crimen deben rendir cuenta ante la justicia. Martinelli y su grupo carga sobre sus espaldas la sangre y el dolor causado a la población. El Estado panameño tiene la obligación de resarcir a las víctimas y familiares por la masacre desatada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Changuinola, Derechos Humanos, Dictadura Civil, La corrupción en Panamá, la lucha de los panameños y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s