El ‘círculo cero’ de la corrupción y de los negocios

El ‘círculo cero’ de la corrupción y de los negocios

CADILLACEl gobierno del presidente Juan C. Varela cumplirá 15 meses en el poder y aún no ha logrado deshacerse del pesado fardo que heredó de los gobernantes anteriores, especialmente de su inmediato antecesor, Ricardo Martinelli. El gran capital panameño y el extranjero se quejan que su gestión es muy lenta. No se ven las mega-obras que pondrían en movimiento sus capitales especulativos. El mote que los medios de comunicación propiedad de Martinelli le pusieron a Varela – “Tortugón” – se ha generalizado, incluso entre sus copartidarios.

Varela heredó los problemas que dejó Martinelli, especialmente los relacionados con los escandalosos desfalcos, dolos y robos de los cuales son acusados el ex-mandatario y su círculo de confianza. El gobierno que preside Varela ha hecho énfasis en su disposición de llevar a Martinelli y sus asociados a los tribunales de justicia del país. Hay fuertes indicios que la corrupción y desfalcos que se investigarán tocarán las puertas de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). Hay un miembro de la Junta directiva, que ha sido llamado por el Ministerio Púbico para que declare ante la fiscalía. Hay otro que es muy vulnerable. Los demás no están libres de ‘pecados’.

La ACP tiene problemas financieros serios con el Grupo que construye la ampliación del Canal. Tiene que enfrentar los intereses de los especuladores que están acabando con la cuenca que alimenta de agua a la vía interoceánica. Pone los intereses de los miembros de su junta directiva y de sus socios por encima de los del país. Es el caso de los negocios multimillonarios vinculados con los proyectos de puertos de Corozal, Rodman y Farfán. Por primera vez en 70 años, los trabajadores del Canal están protestando por las decisiones equivocadas de la Administración de la ACP que los perjudica.

Varela no exige cuentas y deja que continúe la fiesta en torno al Canal de Panamá. En primer lugar, debe exigir la renuncia de los directivos corruptos de la ACP. Segundo, debe exigir por orden ejecutiva el respeto a la cuenca del Canal. A su vez, debe salir por delante y garantizar los derechos de todos los trabajadores del Canal. Por último, debe someter a todas las tierras asignadas a la ACP a un plan de desarrollo racional en beneficio del país.

Varela también recibió – en 2014 – un país con un pueblo protestando por los abusos de autoridad que pretenden despojar a los pueblos de sus tierras. Varela heredó sistemas educativos, de transporte, de recolección de basura, servicios de salud y distribución de agua colapsados. Los sectores productivos de la economía como la agricultura, la industria manufacturera, pesca y minería se siguen hundiendo sin rescate a la vista. Aún más peligroso, las cuencas y sus ríos, los humedales, los bosques y la sostenibilidad misma del sistema ecológico del istmo se someten sistematicamente a una lógica de negocios que son aprobados o rechazados en el Palacio de las Garzas.

Varela ya no puede esconderse detrás de Martinelli y sus socios que están siendo investigados por diferentes delitos relacionados con el despojo de las arcas públicas del país. Es responsable de la falta de recursos en el Ministerio de Salud y de la CSS. No porque en el país escasea dinero. El desplome de los servicios de salud es el resultado del mal manejo administrativo y la inversión en proyectos que sólo brindarán ganancias para los empresarios premiados por el dedo presidencial: Ciudad de la Salud, ‘externalización’ de las intervenciones quirúrgicas y construcción de hospitales en el interior donde las comunidades necesitan urgentemente centros de salud.

La lista de los fracasos rotundos (sin ignorar la corrupción) se extienden a las políticas de educación, de seguridad ciudadana y seguridad nacional, de vivienda y el ordenamiento urbano, de producción agrícola, de construcción de hidroeléctricas, de obras públicas, de turismo e, incluso, política exterior. Todos los desastres tienen un fondo común: Los gobernantes no están trabajando para el país y menos para el pueblo. La totalidad de sus energías están dirigidas a concebir, articular y ejecutar negocios que beneficien una pequeña casta de empresarios. Si Martinelli logró rodearse de un ‘círculo cero’ empresarial que aprovechó las mochilas, el arroz, el servicio exterior, las medicinas, el desorden urbano y muchos otros rubros para enriquecerse de manera ilícita, hay indicios en todos los despachos públicos y en muchos privados de que Varela está armando su propio ‘circulo’ para hacer negocios.

13 de agosto de 2015.

Publicadas por Marco A. Gandásegui, (hijo) 2015 a la/s 5:00 a. m.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá. Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s