Poder seductor

cropped-1-educ-julio-28-80_00031.jpgLa sed de justicia de los últimos días y, sobre todo, la condena del señor Moncada, nos ha dejado muchas reflexiones. Quiero plantear algunas.

¿Qué es lo que lleva a la gente a tratar de saciar esa extraña “sed” de dinero, poder, influencias, riquezas abundantes? ¿Qué es lo que hace que muchos, supuestamente buenos funcionarios, caigan en la telaraña de ese afán de poder? ¿Dónde está su atractivo?

SONY DSCPrimero creo que hay que hacer una diferencia entre poder “opresor” y poder “seductor”. El primero es el que ha usado el “ejército” panameño (léase senafront) contra los indígenas y los colonenses. O el que usa el suavemente llamado grupo de “control de multitudes”, con sus gases, sus pimientas, sus macanas, sus groserías contra gente indefensa. O es el que nos roba burdamente, como lo estamos comprobando con los Martinelli, Guardia, Ferrufino, Moncada y demás panda de ladrones.

pcierre[1]El segundo es más sutil: es el que se usa para llevar a la gente a votar por la pandilla de inútiles que engrosa las filas de la Asamblea Nacional; es el que nos hace consumir cosas que ni necesitamos ni nos hacen bien; es el que nos enseña a “jugar vivo” y burlarnos de los que no lo hacen; es el que nos lleva a la corrupción y a disfrazarla de “buenas prácticas”; es el que nos hace pervertir todo y cambiar el nombre de ministro (=servidor) por el de aprovechador, el de magistrado por el de embaucador y el de mandatario por el de explotador.

Ese poder “seductor” nos hace daño, nos ha hecho daño y nos seguirá haciendo daño si no buscamos cómo detenerlo.

396171_10150943314867666_1816553334_nMe dirán: ‘médico, cúrate a ti mismo’. Y tienen razón. La iglesia católica no escapa de esto. Me explico. En el Derecho Canónico (que rige en la iglesia) existe un canon (el 331) que dice así: “El Obispo de la Iglesia Romana… tiene, en virtud de su función, potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siempre ejercer libremente”. Es decir, que le estamos dando a una persona (caso único en el mundo actual, quizás sólo comparable a Corea del Norte) todo el poder para ser juez y parte, para decidir todo sin que nadie pueda decir nada.

Es un caso extremo de entrega de poder (de nuestra libertad, de nuestras personas, de nuestras decisiones) en las manos de una persona. Eso no es el Evangelio de Jesucristo. Eso no es lo que El vino a enseñar. “Ustedes han visto que los dueños de las naciones las oprimen. No sea así entre ustedes. Que el primero sea el servidor de todos”, reza el Evangelio.

¿Entonces? ¿De qué se trata? ¿Dónde está la raíz del asunto? Que entregamos nuestra libertad, nuestra capacidad de pensar y decidir en manos de otras personas. He ahí el origen de ese poder seductor que es el que más daño hace. El poder opresor se puede controlar, ¿pero éste?

La muerteEn la medida en que dejemos en manos de otros –por las razones que sean, espirituales, sicológicas, económicas, sociales, culturales, políticas- nuestras decisiones, en esa medida, seremos aplastados por ese poder seductor. Llamémosles sindicatos, organizaciones, corporaciones, sociedades, grupos estudiantiles, frentes, como sea, pero tenemos que organizarnos y ser conscientes de ese poder y hacerle frente. No hay otro camino.

Jorge Sarsaneda del

Cid  8-161-364

Panamá, 080315

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Luchas ciudadanas, Teología de la Liberación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Poder seductor

  1. Amarillys Taylor dijo:

    Lo que hace que estos funcionarios roben es la “certeza de la impunidad” y como eso ahora parece estar terminando con las acciones de este gobierno, quizás los actuales funcionarios reflexionarán antes de robar. Tanto los poderes religiosos como los gobiernos corruptos y sobre todo la dictadura, inculcan en el pueblo la idea ya para los unos de que “pecado confesado es perdonado” o de que robar es normal “porque todos lo hacen” Esta banalización de la corrupción es universal en nuestro país y contribuye a que el pueblo sea corrupto y corruptible. La educación es el remedio urgente a esta situación.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s