Iglesia hacia el futuro II. Retos.

25 enero 09 Tebujo HEH 014Hemos visto algunos peligros que se ciernen sobre la iglesia católica o que están incrustados en ella. Veamos ahora los retos.

Reto fundamental: Los cristianos vivimos para servir y, si no lo hacemos, no servimos para nada. Hay que vivir cercanos a los que más sufren. No nos confundamos: no se trata de ‘servir’ tragos y boquitas en un acto diplomático, sino de hacer lo que dice el Evangelio. ¿Cuántos sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos trabajan en pastoral indígena en Panamá? ¿Por qué no se ha continuado el esfuerzo de 35 años en esta pastoral? ¿Cuántos sacerdotes, religiosas u obispos participan en las marchas del 1° de mayo? ¿Por qué hay sacerdotes y obispos que se portan como dueños de las parroquias y diócesis cuando debería ser al revés? Todo un reto.

Otro reto: Tener corazón abierto, ser tolerantes, ser misericordiosos, ser transparentes. Es un llamado evangélico que –gracias a Dios- ahora es acentuado por el Papa y algunos obispos. Hemos apartado a mucha gente de la participación en la iglesia por nuestra intolerancia, nuestras imposiciones, nuestros corazones de piedra. Es necesario cambiar. Insistimos en doctrinas que no se basan realmente en el Evangelio. No somos realmente transparentes en el uso del dinero.

Siguiente reto: Respeto a las culturas, fortalecer las iglesias autóctonas. Este es un camino iniciado formalmente en Panamá desde hace 35 años, pero por lo visto se ha decretado su muerte. Los pueblos indígenas de este territorio, los grupos afros (coloniales, caribeños), merecen no sólo respeto sino que el Evangelio se exprese en sus culturas, en sus cosmovisiones. ¿Acaso no resucitó Jesús en toda la humanidad?

Otro reto: Urge la formación profunda, abierta, que provoque y promueva libertad. No es posible que la mayoría de los católicos panameños no conozca el Vaticano II ni los grandes textos de la iglesia latinoamericana. ¿Qué sabemos del martirio y luchas eclesiales del siglo XX en A.L.? ¿Por qué los laicos no toman en serio su sacerdocio y su ser mayoría en la iglesia? ¿Por qué las mujeres, siendo mayoría absoluta, no tienen decisión en la iglesia?

Un reto más: Uno de los aspectos más descuidados del trabajo eclesial es la organización comunitaria y es algo en lo que todos deberíamos involucrarnos. Los laicos como principales gestores, pero también los sacerdotes y obispos como los servidores de esta misión. Pero organización no es sólo juntarnos para construir la capilla, también para defender los derechos, para denunciar injusticias, para apoyar a los más necesitados. Impulsar la organización de la comunidad es obligación del sacerdote, ¿lo hacemos?

Finalmente un reto difícil: denunciar las injusticias. No podemos pasar frente a tanta injusticia sin denunciarla. No decir “la violencia –venga de donde venga- es condenable”, como se dijo muchas veces durante las dictaduras sangrientas en A.L. Hay que hacer las denuncias concretas, como concretos son los fallos. ¿Cómo es posible que en los últimos cinco años haya habido tanta corrupción y las denuncias han brillado por su ausencia? No sólo eso, se aceptó dinero de ese gobierno corrupto. Los asesinatos de Bocas, Chiriquí, Colón y Tocumen quedaron impunes, ¿quién reclamó e insistió en la denuncia? Urge renovar ese espíritu profético.

Jorge Sarsaneda del Cid
8-161-364 / ene2015

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá, Teología de la Liberación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s