ELECCIONES: SE SEPARA EL TRIGO DE LA PAJA

Brigada F.S.José Ángel Garrido Pérez
6-V-2014

Terminaron las elecciones, y lo primero de lo que me alegro es de que estén corriendo ríos de tinta y no de sangre.

Paja 1: las encuestadoras; trigo 1: el pueblo

Ibrahim Asvat, en la última “bitácora política” que escribió (por lo menos hasta ahora, pues sospecho que retomará la pluma) se quejaba amargamente de que el pueblo se había entregado sin mayor lucha a la dádiva y a las amenazas de Martinelli.  Su visión era de menosprecio y, por ende, quedó corta: se basó en la “cientificidad” de las encuestas y en la supuesta “credibilidad de las encuestadoras.  Así hicieron muchos por mucho tiempo, y se llenaron de miedo.  No sospecharon que el pueblo panameño, no por prudente, es menos valiente.  No notaron que el Gobierno de Martinelli estuvo a punto de caer tres veces a manos del pueblo en Changuinola, San Félix y Colón.  Menospreciaron su capacidad de memoria para recordar a los pescadores muertos a manos de policías en Mariato, a los chino-panameños muertos con muy probable participación de elementos de la Policía en Chorrera, los abusos del “pelepolice”, las escuchas telefónicas y el uso de información confidencial para denigrar a rivales políticos; los precios altos de la comida que le recordaban al panameño todos los días quién era el responsable de ello; los sobrecostos estratosféricos de todo lo que se hiciera o construyera; los insultos recurrentes y diarios, los escándalos de corrupción y el ocultamiento de las autoridades para los allegados corruptos mientras se perseguía a los corruptos (o no corruptos) que no fueran del “círculo cero” y alrededores.  Dar crédito a esas encuestas era aceptar que la propaganda nauseabunda había logrado el éxito de embrutecer a las “masas”.  Estas demostraron que brutas no eran.  Guardaron bajo la mesa la única arma que les quedaba y la usaron fulminantemente.

6-10Paja 2: el Movimiento Nueva República; trigo 2: el pueblo

Como había un tremendo conflicto intraoligárquico entre Martinelli y sus secuaces por un lado y los políticos y “empresuarios” que querían regresar a aprovecharse plenamente de la papa gubernamental, no faltaron quienes de ellos se quisieran convertir en “dioses” para pensar por el pueblo y “recomendarles” que votaran por Juan Carlos Navarro, pues era el que mejor marcaba en la encuestas y era la única alternativa “viable” para impedir la reelección de Martinelli a través de su “títere” José Domingo “Mimito” Arias.  Creo que en las elecciones no solo mordió este y aquel el polvo de la derrota, sino que los señores Barría, Eisenmann, Weeden y los demás también han debido aprender la dura lección de que al pueblo panameño no le podían dar lecciones y razones para, al final, tomar una decisión totalmente emotiva, guiada por el miedo.  Miedo tendrían ellos, pero el pueblo no.  Recordemos: es el mismo pueblo que tres veces estuvo por derrumbar el poder de Martinelli en la calle.  Si este no los asustó con el Senafront, ¿iban ellos con sus “brillantes” razonamientos a infundirles el miedo y a orillarlos a votar por quien a ellos les convenía?  El pueblo panameño, en estas elecciones, reafirmó su valentía y no se dejó intimidar.

Paja 3: el PRD y Cambio Democrático; trigo 3: el voto condicionado a favor del Panameñismo

Reconozco que es la derecha la que está en el poder.  Pero quedó claro que el pueblo panameño intuyó acertadamente que el PRD, de Juan Carlos Navarro, y el CD de Martinelli, eran una y la misma cosa.  Ambos partidos, con ingentes recursos, superaban en ello con creces al Partido Panameñista.  El costo de las campañas de los dos primeros casi quintuplicaba a la de estos últimos, y ambos partidos terminaron enfilando sus ataques contra el candidato que, a la postre, resultó ganador.

Pero, ¿por qué ganó el menos titán de los titanes?  No es que fuera mejor que sus rivales.  Los arnulfistas, al igual que los otros, también tienen su historia, con abusos, robos y muerte incluidos.  Pero los votantes, al intuir la comunión entre el CD y el PRD, y al comprobar con ciertos hechos que esta comunión era íntima (como el hecho de que Juan Carlos Navarro no dijera “ni esta boca es mía” durante los graves conflictos de Changuinola, San Félix y Colón, y la famosa y comentada reunión de cuatro horas que este tuvo con Martinelli en el comedor de “Mello” Alemán, entre otros hechos) convencieron al pueblo de que solo quien de verdad había sido execrado y evidentemente humillado podía tener razones verdaderas (así fueren personales) para oponerse a Martinelli.

Pero, ¡ojo!  Este voto mayoritario logrado por Varela no es gratuito.  No fue comprado, ni producto de la propaganda abundante.  Los que compraron votos presidenciales se quedaron, de vuelta, derrotados y sin su plata.  El pueblo panameño votó por Varela porque en el fondo intuyó que a este sí, al fin, le estaría dando un “mandato”.  Varela lo sabe.  Sabe bien que si fuera por recursos y compra, hubiera perdido.  Su oferta en el mercado de la política era inferior a la de sus contrincantes.  La composición de la Asamblea, donde los diputados logrados por su partido son muy pero muy minoritarios frente a los del CD y PRD, es prueba fehaciente de ello.  Fue en el terreno de la Asamblea donde la dádiva sí surtió su efecto. En eso nuestras elecciones son muy semejantes a las de casi cualquiera en el mundo.  Pero en las elecciones presidenciales la voluntad del pueblo decidió apoyar a alguien que de verdad le debiera el puesto, y no a quienes esperaban gastar para después recoger.  En la derecha oligárquica abundan los gargantúas que se creen con derecho a devorarlo todo, pero estimo que, al menos al principio, y en virtud de que las luchas sociales que están en marcha (docentes, indígenas de Barro Blanco) se encargarán de recordárselo, Varela se cuidará mucho de desconocer que el poder que ha recibido tras las votaciones se lo ha dado el pueblo, y tratará de no irritarlo, dado que los resultados electorales parece que no le sirven para decepcionarlo, tal como hizo Martinelli, que confió en su 60% como quien confía en un colchón cuando se tira de espaldas a la cama.

Paja 4: los estrategas electorales; trigo 4: el pueblo

De que JJ Rendón (estratega del PRD) y Joao Santana (estratega del CD) fallaron escandalosamente, lo hicieron.  Sus métodos inescrupulosos para tratar de guiar al público a favor de sus candidatos se estrellaron con el pueblo panameño, que tras las lecciones de la campaña de 2009, y a lo largo del gobierno de Martinelli, ya se había aprendido todos los trucos de la mentira.  El estratega de los arnulfistas, Jimmy Papadimitris, no es menos inescrupuloso, pero tuvo la ventaja de incorporarse lo suficiente tardíamente a la campaña de Varela como para que sus propias cuentas pendientes de Juan Hombrón no afectaran demasiado a su candidato.  Otra ventaja de Papadimitris es que, al ser panameño, podía entender mejor el fondo intuitivo del pueblo y leer entre líneas la profundidad de su voluntad.  Así, el panameñismo organizó sus propias encuestas que les resultaron mucho más fehacientes que las otras, las cuales alguien con el genio siniestro de Papadimitris sabía muy bien que estaban adulteradas, mantuvo una campaña en la que no arriesgaba sustancialmente nada que afectara al sistema, pero que lastimaba a los precios y la especulación con una medida de regulación, muy “osada” en un grupo dominado por neoliberales y, sobre todo, hizo que contrastara la imagen del perseguido y humillado, pero firme, Varela, con la de la afectación “yeyé” de Navarro y la del “títere” Mimito.

La inauguración de obras y más obras por parte de Martinelli no ayudaba en nada a Mimito a despojarse de tan perniciosa imagen.  Sencillamente, Martinelli no puede renunciar a su enfermizo protagonismo, a su narcisismo obcecado.  Eso los perjudicó a ambos, pues quedó demostrado que también era amañada la percepción de “popularidad” de Martinelli (pues casi el 70% del pueblo, al votar por la oposición, lo hizo también contra él).  También, aunque más indirectamente, perjudicó a Navarro, pues este jamás pudo librarse de la imagen de complicidad con Martinelli, la cual fue reforzada con su traidor proceder desde las elecciones de 2009 y con el (al menos) sospechoso comportamiento de sus colaboradores más cercanos con respecto al gobierno del CD.  Los resultados de las votaciones lo comprueban: Navarro obtuvo en 2014 algo como 100 mil votos menos que Balbina en 2009, con una población votante de alrededor de 550 mil más en estas últimas elecciones que en las anteriores.  Así, mientras Navarro mantenía muy cerca de sí a un diputado (Raúl Pineda) cuya voz fue grabada pagando votos con droga, Varela depuraba a su partido con un reglamento que prohibía expresamente el regreso de los tránsfugas.  Eso lo rodeó de colaboradores confiables y leales; mientras que Navarro perdió las elecciones, pero Raúl Pineda (y muchos otros más de lealtad dudosa) fue reelegido.


SONY DSCPaja 5: la “derecha disfrazada” del FAD; trigo 5: la izquierda del MIREN y Juan Jované

Ya he escrito abundantemente sobre que el “giro a la derecha” que con oportunismo asumió el FAD-Frenadeso para presentarse en forma más “potable” como alternativa a la “partidocracia” no constituye en realidad una traición a la clase trabajadora, pues su líder, Genaro López, manifestó claramente que el FAD “no es un partido de izquierda”.  Su visión estaliniana (o más bien de Jimmy Hoffa) del control interno y su ataque sistemático a los movimientos populares que no controlan, ya los convertía en enemigos de clase.  Su acumulación de capital proveniente del nicho fijo de las cuotas sindicales, sus posibilidades de especulación y su ventaja del conocimiento del terreno de la construcción hacían entrever que el paso natural para potenciar esa acumulación y el salto a un pedazo del pastel de la burguesía era la conformación de un partido, como siempre han hecho los demás partidos burgueses que se han formado en este país.  El partido, así, era un instrumento de potenciación del negocio.

Pero para ello necesitaban ayuda, y como por sus repelentes métodos por sí solos no podían lograr la cantidad de adherentes que necesitaban, recurrieron a Martinelli y a Cambio Democrático.  Ya no era la primera vez que lo hacían, pues ya se habían aliado con ellos para perjudicar a Silvia Carrera, cacica de la comarca Gnäbe Buglé, con una campaña de infundios y calumnias que se les ha volteado estrepitosamente, pues lo único que han conseguido es que la jefa indígena tenga un liderazgo nacional indiscutible, que ellos envidian.

Así, el CD le prestó al partido en formación FAD algo como 55 mil de sus miembros para que inscribieran su partido. Ya lo habían hecho con el MOLIRENA para tener mayor control de él.

Esto era algo que cuando era miembro del MPU-MAS se discutía privadamente.  Al final se decía, para escapar a lo evidente, que las elecciones se encargarían de aclarar si era real o falsa tal “especulación”.  Ello, a pesar de que las elecciones primarias del FAD si acaso movilizaron a 5 mil miembros (de 65 mil que se suponía que eran) y eso era bastante indicio de la poquedad e inflamación artificial de ese partido.

Pues bien, llegó el momento de reconocer la realidad: el FAD a duras penas logró sobrepasar los 9 mil votos y será un milagro si llega a los 10 mil.  Si el FAD hubiera sido la única alternativa “progresista” y “de izquierda”, eso le hubiera hecho un gravísimo daño al movimiento popular, que era lo que querían los oligarcas con los que se confabularon.

Afortunadamente, y contra viento y marea, a pesar de todas las dificultades que se le pusieron en el camino, la candidatura independiente del profesor Juan Jované, respaldada por el abigarrado MIREN, ha salvado no solo el honor, sino las posibilidades de crecimiento de la izquierda en nuestro país.  En contraste con el presupuesto millonario manejado por el FAD-Frenadeso y por el resto de los partidos, el MIREN y Jované, con apenas 10 mil dólares, lograron más de 10 mil votos fuertemente convencidos de que tal candidatura era la mejor en todo el espectro eleccionario.

Quedó claro por qué no se le concedía tribuna a Jované en los foros y debates.  Tarde le permitieron participar en ellos, y aun así, la superioridad argumentativa y de elocuencia de Jované era abismal frente a sus rivales.  Sus argumentos eran diametralmente opuestos a los de los candidatos burgueses, denunciándolos como agentes del sistema que explota al pueblo y demostrándoles por qué, sin que sus torpes rivales pudieran decir más que “sí, Profesor”.  Su candidato a la vicepresidencia, el joven Alberto Reyes, es un socialista radical convencido; y mientras Genaro López renegaba de la izquierda y tomaba a Lula como modelo, Jované se declaraba públicamente “a la izquierda de eso” y era el primero (y con frecuencia el único) en acompañar las luchas indígenas y en oponerse a “pactos por la familia” discriminatorios.

SONY DSCTodo esto ubicó claramente a Jované en la izquierda, y convirtió al MIREN en el referente más visible y de mayor reconocimiento de la izquierda actual en nuestro país.  El discurso incluyente, participativo y horizontal contrasta totalmente con el del FAD y el de los demás partidos políticos.  No faltó que muchos reconocieran haber votado por otro para evitar que ganara el oficialismo, pero saber que Jované era, de todos, el mejor.  La izquierda, a través del MIREN y de su candidato, lejos de haber sucumbido como esperaba la oligarquía al utilizar para ello al FAD-Frenadeso, tiene hoy más perspectivas de crecimiento que nunca, un respeto y prestigio que suele no acompañar al izquierdismo en nuestro país y una presencia social de amplio potencial si, como se espera, el pueblo decepcionado, acabe a los pocos años (o quizás meses) su luna de miel con el gobierno neoliberal que se inaugura el 1 de julio, y quizás empiece a buscar una alternativa de cambio real.

José Ángel Garrido Pérez
Especialista en Lengua y Literatura Española

COMUNÍCALO BIEN
SERVICIOS LINGÜÍSTICOS
————————————————————————-
ASESORÍA, CORRECCIÓN Y ESTILO, PERITAJE
CURSOS Y SEMINARIOS
comunicalobien@outlook.es

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en ELECCIONES EN PANAMÁ, Otro Panamá es posible y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ELECCIONES: SE SEPARA EL TRIGO DE LA PAJA

  1. Esto explica de alguna forma dudas y sospechas que me inquietaban hace tiempo. Gracias mil.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s