¡Ngöbögwe mä ngitdani!

SONY DSC
Jorge Sarsaneda del Cid
050514 

“¿Preparados para mañana?”, pregunté inocentemente en la comunidad a donde voy los sábados. “Sí, para votar por Mimito”, contestaron. “¿Cóóómo?”, dije asustado. “¿Van a votar por el partido responsable de los asesinatos de Changuinola, San Félix, Colón, Tocumen; por los causantes del alto costo de la vida; por los de los robos descarados?”. “Bueno, pero ha invertido”, dijo una señora algo asustada por mi andanada de acusaciones.

Este hecho me hizo pensar seriamente en la poca capacidad de analizar que tiene mucha gente sencilla de nuestro pueblo. El domingo fui a votar. No lo hice por ninguno de los “grandes” derrochadores de dinero. Pero desde anoche he estado pensando y sobre todo hoy lunes, al ver los resultados. Comparto unas primeras reflexiones:

Primero: Hay que dar gracias porque no ganó Martinelli. Ngöbögwe ngitdani ie (=Dios lo castigó), dirían los ngäbe. Esa es la gran buena noticia. Para confirmarnos en esto, él mismo se apareció en varios lugares el domingo, en plan “rofión”, buscando alguien para pelear. Y algunos medios de comunicación haciéndole el “ruedo” y celebrando sus “gracias”.

Segundo: Ganó la burguesía y clase alta que –en su gran mayoría- apoya a Varela (obviamente, no todos los que votaron por él son clase alta). Aunque diga que gobernará “para el pueblo”, siempre estará presente su identidad de clase. Eso no es buena noticia. Pero, por si fuera poco, el señor Varela es de los dueños de una de las mayores ventas de droga legal en el país (el seco). ¿Cómo compagina eso con ser de la organización conservadora Opus Dei? No lo sé, pero esto lo menos que puede provocar es una gran duda.

Tercero: Varela no tiene mayoría en la asamblea. Se ve que los candidatos dijeron: vote por mí y, para presidente, por quien quiera. Típico de los politiqueros. Tendrá que haber alianzas para gobernar y eso siempre es problemático aunque podría representar ganancias para la gente.

Cuarto: La experiencia de un partido de “izquierda” se vino abajo. Se dice que hay pruebas de que fueron ‘ayudados’ por Martinelli para inscribir el partido. No lo sé, el hecho es que no sacaron ni el mínimo para subsistir, entonces, ¿cómo lo inscribieron?

Quinto: El mejor candidato (Juan Jované) sacó el 2% de los votos como independiente, sin dinero y sin partido. Por lo menos lo escucharon y abrió los ojos a algunos.

Sexto: Quedó claro que la cultura política de muchos panameños está en el subsuelo. Hubo varios tránsfugas –de los peores- que se reeligieron. Martinelli ha hecho lo suficiente como para que no le dieran ni un voto y sacó el 31%, lo cual habla muy mal de la gente o por lo menos de su capacidad para dejarse engañar. Mala noticia.

Séptimo: Las encuestas probaron ser un vil negocio. Ninguna acertó con los resultados reales. O bien fueron mal hechas o bien la gente engañó a las encuestadoras o bien algo pasó en los últimos días que hizo que los indecisos inclinaran la balanza.

Octavo: La misión de la OEA dijo que ha habido ingerencia del Ejecutivo, violación de normas electorales, uso ilegal de recursos estatales. Pero… nadie hace nada, ni el fiscal electoral ni nadie. ¿Seguiremos así?

Esperemos que el nuevo gobierno no sólo cumpla sus promesas –que no son pocas- sino que gobierne de verdad para el pueblo y CON el pueblo, Ngöbö dibitdi (=con la fuerza de Dios).

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en ELECCIONES EN PANAMÁ, Teología de la Liberación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s