Reflexiones Sobre el Dengue y Otras “Tragedias”: 1985 – 2013

“La historia se repite, primero como tragedia, después como farsa”

Los panameños menores de 30 años no saben lo que es vivir en un país libre del mosquito Aedes aegypti; un país sin Dengue; y muchos más avanzados en edad quizás no se recuerdan de que bajo el liderazgo del Dr. José Renán Esquivel y de un extraordinario equipo de profesionales de la salud del Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria (SNEM), el mosquito Aedes aegypti estuvo erradicado de todo el territorio nacional desde 1972 hasta el fatídico año de 1985.

Este logro extraordinario de la salud pública panameña era mucho más conocido fuera de Panamá que entre sus propios ciudadanos. Esto fue debido a un programa de la Organización Mundial de la Salud, conocido como el “Programa Viajero”. A través de este programa, autoridades de salud del mundo entero venían a Panamá para conocer y estudiar ¿cómo Panamá había conseguido erradicar y mantener erradicado el mosquito Aedes aegypti de su territorio? mientras los demás países de la Región seguían infestados. ¿Cuál era el secreto?

El SNEM estaba formado por brigadas de hombres y mujeres con mucha mística de trabajo, un sentido de propósito y una relación muy cercana con todas las comunidades del país. Tenían una impresionante estructura organizativa y un apoyo incondicional de las más altas autoridades del país. El presupuesto de Salud era sagrado, pero el presupuesto del SNEM y de vacunas era intocable. La gente tenía un gran respeto y aprecio por los inspectores del SNEM y los recibían en sus casas como huéspedes distinguidos.

En 1985, cuando la dictadura militar empezaba a desmoronarse, los cuarteles dieron la orden de sacar del Ministerio de Salud aproximadamente 3.5 millones para atender a una prioridad política “superior” (la necesidad de garantizar la elección de un presidente, que pasó a la historia con el epíteto de “fraudito”). ¿Dónde hacer el recorte? El SNEM era un programa cuyo presupuesto para insecticida, viáticos y gasolina correspondía a la suma requerida. Y ¿qué falta le haría al SNEM esta suma, si en 1984 se cumplió 12 años sin el mosquito Aedes aegypti y habían menos de 300 casos de malaria registrados, donde 75% eran casos importados de Colombia?

Por supuesto, 6 meses después, este mismo ministro del ramo estaba frente a la Asamblea Legislativa solicitando una partida extrapresupuestaria de 6.0 millones para hacerle frente a la re-introducción al país del mosquito Aedes aegypti y la emergencia de más de mil casos de malaria en una sola comunidad darienita. No está demás decir que ni los 6.0 millones aprobados entonces, ni todas las sumas gastadas en los siguientes 23 años han podido restablecer el control sanitario del periodo anterior al 1985.

Trasladémonos ahora a 2013. El SNEM ya no existe. Los escasos inspectores del Programa de Vectores no cuentan con medios y recursos para hacer su trabajo y como si fuera poco, recientemente circuló un memorándum amenazando cualquier inspector de vectores o de saneamiento ambiental u otros a notificar sus hallazgos a las entidades o comunidades afectadas.

Los tiempos son otros. Las “prioridades” dictadas por los nuevos “cuarteles” del poder a las autoridades de salud, también son otras:

• Cuantiosas sumas del presupuesto de salud deben ser destinadas para mega construcciones de grandes y costosos hospitales y Centros Médicos en contraste con pocos recursos destinados para el mantenimiento, equipamiento e insumos de las instalaciones existentes;

• Prioridad para la atención especializada con la contratación masiva de médicos especialistas extranjeros, mientras que al mismo tiempo se despiden masivamente a médicos especialistas panameños plenamente productivos, que continúan agregando valor al sistema de salud, sumariamente despedidos por el hecho de haber cumplido los 57 años de edad si es mujer y 62 años de edad si es hombre.

• Bajísima prioridad para las acciones de prevención y promoción de la salud, como control de vectores, saneamiento ambiental, control de alimentos y veterinaria, control de farmacia y drogas, entre otras, con aguda escasez de inspectores y personal para estas acciones preventivas, aunado a los escasos recursos y aportes que garanticen los medios necesarios para realizar sus funciones de forma efectiva.

• Falta casi absoluta de recursos para producción de materiales educativos y de promoción de la salud, tanto escritos como mediáticos, que contrasta con las sumas astronómicas utilizadas para apoyar candidatos oficialistas a puestos de elección.

• Utilización de millonarios préstamos de los bancos internacionales de desarrollo, como el Banco Mundial, para financiar entidades privadas a brindar “paquetes básicos” de salud y nutrición a poblaciones pobres, a través de equipos móviles, que ha demostrado ser la peor forma de despilfarro de fondos y de recursos en salud, que además, desmoraliza y condena al abandono y descuido a los servicios fijos establecidos del sistema público de salud.

A pesar de estas características distintas a las de antaño, el razonamiento de las autoridades sanitarias actuales es increíblemente similar a la de aquel entonces:

Mientras en los meses de septiembre y octubre de 2013, los medios denunciaban el problema del Dengue (TVN y El Diario), las autoridades sanitarias del MINSA y de la CSS, estaban completamente obsesionados con su “prioridad” de traer médicos especialistas extranjeros para poner a andar las nuevas mega instalaciones de salud cuya construcción acaparó enormes sumas del presupuesto del sector salud.

En el mismo periodo en que los medios tímidamente denunciaban el problema del Dengue, se impartían instrucciones coercitivas al personal de salud caso difundieran cualquier información sobre lo que estaba pasando con el Dengue en su instalación de salud o en el país. No fue hasta que se confirmara una y luego otra muerte por Dengue Severo que las autoridades de salud salieran a anunciar una “campaña” de control del Aedes aegypti.

Pero de forma similar a los eventos de 1985, las autoridades de salud actuales se encontraron que no tenían presupuesto para hacerle frente a esta “nueva” crisis sanitaria; y tal como fue hecho en el pasado, se recurrió al trámite de conseguir una partida extraordinaria para la lucha contra el Dengue. Sin embargo, es poco probable que los resultados que se podrán obtener con esta partida extraordinaria sean muy diferentes de los resultados obtenidos con la partida extrapresupuestaria que le fue concedida al Ministerio de Salud en 1985.

Para finalizar, el comienzo del desmantelamiento del sistema público de salud fue apenas una centinela en un contexto mucho mayor de la “tragedia” vivida en la década de los ochenta. Esta “tragedia” desembocó en los muertos de la invasión del 20 de diciembre de 1989 que, hasta el día de hoy, no han podido ser cuantificados; hecho aterrador si consideramos nuestra pequeña población, donde cada persona conoce a medio mundo.

Está por definirse en qué va desembocar la “farsa” de la presente década, donde nuevamente, la etapa final del desmantelamiento del sistema público de salud de Panamá es apenas una centinela en un contexto mucho mayor.

Sin embargo, la lucha de los gremios unidos de todo el sector salud, con el apoyo solidario de todas las organizaciones y fuerzas vivas de la sociedad panameña, en defensa del derecho a la salud para todos los habitantes de nuestro territorio y del rescate del sistema público de salud (MINSA y CSS) contribuirá a que el desenlace final de la presente crisis social, política y humana por la que atraviesa nuestro país sea más constructivo, o por lo menos, no tan traumático como fue el desenlace de la “tragedia” del Norieguismo.
Carmen y Claudio Betts

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, La corrupción en Panamá. Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s