“…los tres candidatos a la presidencia no son más que títeres de un solo amo.”

Estimados amigos:

Dije antes a todo el que pude, y lo vuelvo a repetir, pero esta vez para que el Lic. Olimpo Sáez, que me merece todo mi respeto, lo tenga bien claro: los tres candidatos a la presidencia no son más que títeres de un solo amo: el Imperialismo de Washington. Su actitud genuflexa y servil al ir a oír las instrucciones que les trajo el vicepresidente Biden, sea cual fuere el ganador de las elecciones, demuestra lo bien amaestraditos que están.

A muchos de los que están alrededor de estos tres traidores no les importa verlos recibir y seguir recibiendo “dog cookies” y palmaditas de “buen chico” en la cabeza. Allá ellos. Pero eso sí, que no me venga nadie a aducir razones “patrióticas” para decantarme por ninguno, pues está claro que todos están cortados con la misma tijera. Si se combinan dos para acabar con uno, da lo mismo. Lo único que se están peleando es quién blande el cuchillo para cortar el pastel, y a quiénes les van los pedazos más grandes, a quiénes les van las migajas mientras que el pueblo, como siempre, los ve devorar obscenamente mientras vota por alguno para seguir pasando “las de Caín.”

Ricardo Martinazi, eso sí, ha abierto un mundo insospechado para cualquiera de los tres que ocupe la Silla Dorada: un país que aunque ya dejó sin reservas aún se puede seguir endeudando al estilo griego; una ley que castiga con prisión las protestas sociales y que ninguno ha dicho que va a derogar y, concomitante con ello, unos muertos y lisiados en Colón, Bocas del Toro y la comarca Gnäbe Buglé que ninguno ha manifestado que va a indemnizar correctamente, a pedir perdón por ello ni menos a meter presos a los responsables (especialmente Martinazi, Mulino y el ex jefe de la Policía); un TLC leonino que ninguno ha dicho que va a denunciar para que de verdad el agro pueda garantizar la comida soberana y a buen precio; un enriquecimiento y despilfarro ilícitos que ninguno de ellos ha manifestado que va a auditar, una deuda concomitante con ese despilfarro y latrocinio que ninguno ha manifestado que vaya a pasarle la factura a los que se enriquecieron con esa deuda para que la pagara el pueblo; una educación de figurines represores, buena para formar esclavos, a la cual todos ellos se han plegado porque la educación de “primer mundo” debe formar esclavos calificados; una salud que gasta miles de millones en super hospitales con el nombre de Martinelli, que ninguno de ellos ha dicho que vaya a cambiar mientras no les van ni les vienen las muertes por algo mucho más barato de prevenir como el dengue, la bacteria KPC y los neonatos que fallecieron… y así un largo etcétera en el que todos ellos han mirado para otro lado: uno por subalterno del Loco; otro por socio y amigo de hablar cuatro horas seguidas con el Loco, y el otro por ser de un partido hasta hace poco aliado del Loco que vende su licor en los supermercados del Loco.

En algo le doy totalmente la razón al Lic. Sáez: no es tiempo de rezar. “A rezar se va a la iglesia”, dice un dicho, pero tampoco considero aceptable esa fórmula de unión que él lleva meses proponiendo para “gastar pólvora en gallinazo”. Pienso que votar por cualquiera de estos tres personajes es “tirar las perlas a los… (mejor paro allí, pues no quiero ofender a los nobles animalitos que nos dan chicharrón, jamón, tocino y chorizos).” Considero totalmente falaz el argumento de que “o hay unión contra el CD o lo que viene es la barbarie”, como si no hubiera toda una gama de alternativas que van desde la electoral a la resistencia civil. Alguna gente se olvida de que las elecciones, si acaso, dan al triunfador dos cosas: formalidad y legitimidad. La legitimidad en un sistema político se pierde fácilmente desde el momento en que un gobierno transgrede las leyes que juró respetar. Ese es el caso del gobierno de Martinazi, que hace ya años que dejó de ser legítimo y solo le queda el cascarón vacío de la formalidad, mantenido a fuer de propaganda hasta la náusea, y a fuer de cebar y recebar a la Policía, que ha convertido en su “guardia de corps”.

Ahora, en estas nuevas elecciones, el pueblo está a punto de dar formalidad y legitimidad a gente a la que Martinazi les ha abierto el camino de la ilegitimidad sin escrúpulos, aguantada impunemente a través de la fuerza y la mentira. La única diferencia entre Martinazi y los anteriores es que estos cometían sus fechorías con algo más de disimulo y recato; mientras que aquel, acostumbrado a tantear los riesgos, ha ido probando la paciencia del pueblo y solo ha cedido cuando este ha estado a punto de llevarlo al último extremo de barrer no solo con él, sino con el sistema que lo puso a él allí y que él, al igual que los otros, necesita para seguir medrando.

¿Y me piden todavía que tire mi voto por alguno de esos tres lacayos cuyas fauces babeantes pretenden otra vez hincar sus colmillos en las espaldas del pueblo? Es lo más probable que alguna de aquellas marionetas triunfe en las elecciones, pero también me atrevo a apostar que muy pronto, sea quien fuere el que gane, empezará a cometer arbitrariedades, gracias al camino de la impunidad y la desvergüenza abierto por su antecesor. Eso es lo único que en realidad me asusta, y en lo que evidentemente estaremos peor, contando muertos, heridos, lisiados, despojados de su humildes propiedades o humillados. Hasta que aprendamos que no es el cambiar de gobierno, sino de sistema, lo que nos va a sacar de ese círculo vicioso, seguiremos creyendo en “pajaritos preñados”.

José Ángel Garrido Pérez
Especialista en Lengua y Literatura Española

20131220-044513.jpg

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Dictadura Civil, Pan y Circo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s