¿Por qué rechazar de plano la propuesta del “Nuevo Código Sanitario”?

15 abril 05 1 075Elementos Fundamentales que debería tener un Código Sanitario

La razón de ser de un Código Sanitario es establecer el marco de referencia para la sociedad en su conjunto, con miras al ejercicio pleno del derecho a la salud por todos los miembros de la sociedad. Para cumplir su razón de ser:

  1. El Código Sanitario parte de un diagnóstico de la situación de salud actual, incluyendo factores determinantes de la salud y sus consecuencias;
  2. El Código Sanitario establece el ordenamiento de todas las instancias de la sociedad para avanzar de la situación de salud actual hacia el pleno ejercicio del derecho de todos los sectores de la sociedad al mejor nivel de salud posible.

El Código Sanitario es una herramienta para el conjunto de la sociedad y tiene que respetar una serie de principios fundamentales que rigen las relaciones entre todos los miembros de una sociedad. Los principios más importantes que debe respetarse en un Código Sanitario son:

  1. Principio de Derecho a la Salud, como un derecho inalienable del ser humano. El Derecho a la Salud incluye:
    1. La responsabilidad del Estado de garantizar el ejercicio del Derecho a la Salud por todos los ciudadanos y asegurar que ningún interés particular desmejore en alguna forma el pleno ejercicio del Derecho a la Salud.
    2. Acceso universal a agua potable segura para consumo humano
    3. Acceso universal a una canasta básica de alimentos que aseguren el desarrollo humano pleno, físico, mental y social
    4. Acceso a un trabajo digno, honrado y libre de riesgos laborales controlables para toda la población económicamente activa
    5. Acceso universal a una vivienda digna, segura y que cumpla con las condiciones mínimas para el desarrollo humano
    6. Acceso a aire limpio y libre de contaminantes y tóxicos que conspiran contra el Derecho a la Salud
    7. Acceso universal a información sanitaria científicamente fundamentada que promueva acciones individuales y colectivas saludables y contrarresten factores determinantes de daños y pérdida de la salud
    8. Acceso universal y equitativo a servicios de salud de la más alta calidad y capacidad resolutiva posibles, sin barreras económicas, de aseguramiento, raza, sexo, edad, posición social, lugar de residencia u otros.
  2. Principio de Libertad Ciudadana: La Salud es producida por la Sociedad en su conjunto y la Sociedad necesita Salud para poder producir. Por lo tanto, coartar la Libertad Ciudadana es coartar la producción de Salud. Este principio abarca:
    1. Derecho de expresión y manifestación, que constituye una piedra angular que tiene la ciudadanía para defender, luchar y producir salud;
    2. Derecho de organización dentro y fuera de las instituciones ya establecidas es una herramienta fundamental para defender, luchar y producir salud;
    3. Derecho de exigir respuestas a todas las instancias de la sociedad cuando esto sea necesario para defender, luchar y producir salud;

 Algunos Elementos Fundamentales que viola el Nuevo Código Sanitario

  • Acceso universal y equitativo a servicios de salud de alta calidad:

El nuevo Código Sanitario reduce, en la práctica, el Derecho a la Salud a “un conjunto de prestaciones garantizados para las instituciones del sector salud … definidas por la autoridad sanitaria en coordinación con la seguridad social … con base a la capacidad del sistema de salud y su sostenibilidad financiera” (Capítulo III, Artículo 25).

Mientras el Artículo 7 del nuevo Código Sanitario reconoce el derecho de acceso “por todas las personas” a “servicios de salud de calidad en función de sus necesidades” el Artículo 25 limita dicho acceso a un conjunto de prestaciones garantizadas, no en función a las necesidades de las personas, sino en función a limitaciones financieras y capacidad del sistema de salud.

El Código Sanitario debería comprometer a la autoridad sanitaria a adecuar la capacidad del sistema de salud a las necesidades de las personas, en lugar de limitar el acceso de las personas a un conjunto de prestaciones garantizadas, limitadas por la capacidad existente del sistema de salud.

  • Derecho de expresión y manifestación, para defender, luchar y producir salud:

El Artículo 182 del nuevo Código Sanitario establece:

“Sanción de 2 a 4 años de prisión a quien difunda informaciones o noticias falsas e inciertas en materia de salud pública sin ningún fundamento o documento probatorio”.

Aquí se limitará el análisis al impacto que una distorsión de este tipo en un Código Sanitario tendría sobre la vigilancia en salud pública, sin considerar la amplia gama de consecuencias adversas en materia de derechos humanos,

Los sistemas de vigilancia de salud pública, incluyendo organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud reconocen la importancia vital de los “rumores” como elementos claves para la investigación, detección y acciones oportunas que limitan los daños y costos innecesarios.

A título de ilustración, se presenta a seguir Resumen de un artículo publicado en la revista científica “Emerging Infectious Diseases • http://www.cdc.gov/eid • Vol. 11, No. 3, Marzo 2005”, titulado: “Rumor Surveillance and Avian Influenza H5N1”. Este documento describe la vigilancia reforzada de rumores durante el brote de gripe aviar H5N1 en 2004:

“La Oficina Regional del Pacífico Occidental de la Organización Mundial de la Salud identificó 40 rumores, verificó que 9 rumores eran verdaderos. La vigilancia de rumores produjo información para la acción inmediata de salud pública y con esto prevenir respuestas innecesarias y costosas” (Traducción del Resumen del artículo publicado en Emerging Infectious Diseases).

Bajo la vigencia del “Nuevo Código Sanitario”, ¿Qué pasaría en Panamá si ocurriera una situación similar?

  1. Escenario 1: Por miedo a la sanción de pena de prisión estipulada en el nuevo Código Sanitario nadie hubiera difundido ninguno de los 40 rumores.
    1. El problema de salud hubiera seguido su curso hasta que el número de muertes (38% de letalidad) fuera imposible de pasar desapercibido. Solo entonces la autoridad sanitaria tomaría conocimiento de la materia y actuaría movilizando enormes recursos financieros y humanos, mayormente innecesarios, caso hubiese tenido información oportuna, aunque era cierta solamente en cerca de 25% de los rumores.
  2. Escenario 2: Cerca de cuarenta personas corajosas difunden los 40 rumores en materia de salud pública, a pesar de lo que estipula el Articulo 182:
    1. El problema de salud hubiera seguido su curso, a menos que el Laboratorio Central del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud se enterara de los rumores y decidiera realizar la investigación de los 40 rumores para verificar su veracidad.
    2. El nuevo Código Sanitario no estipula la realización de investigaciones en el Capítulo II sobre “Las Enfermedades Transmisibles” y en el Capítulo IX sobre “Las Medidas de Seguridad Sanitarias”, y menos la investigación de rumores.
    3. La respuesta tardía de la autoridad sanitaria se vería entorpecida por la necesidad de levantar expedientes de todas las personas involucradas en la difusión de los 40 rumores para dar cumplimiento al Artículo 182 del Código Sanitario.
    4. Cuando quedara establecido que 9 de los 40 rumores tenían veracidad, los imputados por difundir estos 9 rumores probablemente entrarían con recursos para reconsiderar sus condenas, entorpeciendo por mucho tiempo la realización de las funciones inherentes de la autoridad de salud.
    5. Los enormes costos humanos, materiales y financieros, tanto de los daños amplificados por acciones tardías, como de los efectos directos e indirectos asociados con la ejecución del Artículo 182, terminarían por minar aún más la capacidad y sostenibilidad financiera del sistema de salud.

Hay muchos otros elementos que hacen que esta propuesta de código sanitario no merezca el enorme tiempo y esfuerzo que implicaría tratar de ponerle parches. La falta de consistencia, coherencia y visión de salud pública hacen que este documento deba ser descartado.

La iniciativa de elaborar un nuevo Código Sanitario debe ser tomada en un inicio de gestión, con amplia participación ciudadana, equipos técnicos competentes y una metodología de trabajo que facilite integrar el nuevo Código Sanitario a la construcción de un gran consenso nacional sobre lo que puede y debe ser el futuro de la salud y el desarrollo humano en Panamá.

Drs. Betts

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Luchas ciudadanas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Por qué rechazar de plano la propuesta del “Nuevo Código Sanitario”?

  1. Pingback: COMISIÓN MÉDICA NEGOCIADORA NACIONAL (COMENENAL) | Panamá Profundo

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s