Victoriano Lorenzo ¡VIVE!

Victoriano asesinato

La Mujer de Victoriano, por
Carlos Francisco Changmarín

Lorenza quedó solita
con negros presentimientos,
arriba en el campamento
llamado de la Negrita.
Victoriano fue a la cita
que la historia le trazaba,
aquella mala jugada
que le llevó al paredón;
fruto de la vil traición
de una paz hipotecada.

Los ranchos allí quedaron
metidos en el silencio,
y los hombres de Lorenzo
a sus predios no tornaron.
Los fusiles no sonaron,
los fogones se extinguían,
triste en la sierra sentía
Lorenza su soledad,
cuando de la realidad
vino la nota sombría.

Arriba de la Negrita
supo del fusilamiento,
se encerró en su sufrimiento
allí en un rancho, solita.
Contra la traición maldita
en su llanto protestó,
y no bebió ni comió
en medio de su infortunio,
y aquel primero de junio
de pena y hambre murió.

De pena y hambre murió
la mujer de Victoriano,
como una flor de macano
que la guerra sacudió.
Después al sitio llegó
la milicia del gobierno,
y volvieron un infierno
de fuego al fortín aquel.
Pero hoy el pueblo fiel
recuerda su nombre eterno.

8 de julio de 1975
Del libro: Cantadera, 130 décimas para cantar
CHANGMARÍN
El León de los Leones
1995

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Otro Panamá es posible, Pueblos en lucha y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s