PANAMÁ NO ESTÁ SOLA

Presentación y “nacimiento social” del Movimiento Ciudadano por el Fortalecimiento de la Identidad Panameña.

¡Buenos días! gracias por haber respondido, esta mañana, al grito de auxilio ciudadano por la defensa y fortalecimiento de la memoria histórica y la identidad nacional de Panamá. Por su espontánea respuesta, el Movimiento Ciudadano por el Fortalecimiento de la Identidad Panameña nace el día de hoy, dando su rostro a la luz pública por primera vez. Y escogimos este mes de noviembre, porque es el mejor signo en el calendario de la nacionalidad panameña, para inspirarnos en los principios de la libertad y la renovación de esta nación multicultural, en su búsqueda histórica por consolidar la soberanía del Estado de Panamá, sobre la base de la soberanía popular.

Estamos aquí, los firmantes del Manifiesto de este movimiento ciudadano, sin banderas políticas, con amor por la nación panameña, por sus valores más entrañables y por nuestras herencias ancestrales. Estamos pensando en nuestra juventud y en sus derechos a reconocerse en nuestra historia, y en la diversa y rica identidad que nos distingue, y que no permitiremos a nadie pisotear, destruir ni olvidar.

Por estas razones, y en nombre de este movimiento ciudadano,  proclamamos que:

Panamá no está sola

Llegó el día de desmentir ese falso discurso que repite hasta el cansancio que a los panameños y panameñas no nos importa con nuestra cultura ni con nuestra historia, y que carecemos de identidad nacional. Insiste en hacernos creer que todos somos corruptos.

¿Qué es la identidad nacional? Es el nombre, el territorio, la memoria, los valores compartidos y la personalidad cultural de nuestro pueblo, que es diverso y multicultural. De la identidad nacional depende nuestro sentido de pertenencia, cohesión social, solidaridad y también nuestra dignidad colectiva. Ella es la fuente de nuestra fuerza moral nacional: como el aire para respirar y el agua para beber.

Y…la historia ¿para qué? Si nos borran la memoria histórica, perderemos conciencia de quiénes somos, de nuestros orígenes, de nuestros logros y fracasos, avances y retrocesos. El olvido de la historia impedirá que aprendamos a superarnos y a identificar las raíces, el tronco y las ramas de la desigualdad en nuestra sociedad. Para perpetuarla… y porque sin memoria histórica ni identidad nacional perderemos la solidaridad que nos hermana, para hacernos más solitarios, débiles y vulnerables a la opresión.

Nuestra historia es la historia de la colonización. Y este largo recorrido de casi 500 años, caracterizado por esa relación de poder tan desigual como injusto del imperio y la colonia, ha compartido un mismo discurso: el de incluir a Panamá y a los panameños en la zona del no ser, en esa mentalidad de la identidad negativa, para poder extraer nuestras riquezas, discriminar a nuestra gente, saquear nuestras ciudades históricas –sin cargo de consciencia ni censura moral. Y para lograrlo, los panameños que ayudan a perpetuar la colonización original hispánica y la neocolonización, lo hacen por medio de una colonización interna, con el mismo racismo, concentración de la riqueza y destrucción de la identidad nacional y multicultural de las comunidades panameñas.

Hoy, Panamá conquista un crecimiento económico nunca antes alcanzado gracias a la nacionalización del Canal, como polo de nuestra economía de servicios, un logro de generaciones de panameños que sí apostaron por la soberanía nacional.  Este logro económico, sin embargo, viene de la mano con desigualdades y exclusiones, debido a un mercantilismo sobredimensionado, con desmantelamiento de la memoria histórica. La política por el olvido de nuestra historia y por la destrucción de la identidad panameña se manifiesta a través de la eliminación de autores íconos de la nacionalidad panameña de las lecturas escolares, de la disminución de horas en el estudio de la historia de Panamá, y con la eliminación del curso de la historia de las relaciones de Panamá y Estados Unidos, cuyo tema es eje principal en la historia de la nacionalidad panameña. También se extiende la política contra la identidad nacional al  desplazamiento de la educación cívica, de la geografía y de los valores éticos. En su insaciable sed de destrucción de la identidad nacional, para vendernos o comprarnos, nuestros políticos vienen condenando al abandono y destrucción a nuestro patrimonio histórico y cultural (basta asomarse a lo que queda de nuestros museos, archivos parroquiales, ciudades históricas –Panamá Viejo y Casco Antiguo, Camino de Cruces, Portobelo, San Lorenzo, Colón— y pueblos vernaculares). Este avasallamiento no es incoherente, si se le ve en conjunto, sino que forma parte de una estrategia de codicia del poder personalizado y autocrático: sin memoria histórica ni identidad nacional, los depredadores nos desintegran y desorganizan, nos debilitan emocionalmente, destruyen nuestra conciencia de valía social, nuestra cohesión nacional y autoestima humana. Con estos resultados, piensan, podrán someternos eficazmente y vender (y también comprar) nuestros espacios públicos, eliminar nuestros parques, plazas, ríos y montañas, territorio nacional, y apropiárselos. Sus planes contemplan el desarrollo humano de las comarcas ni de las comunidades rurales, como tampoco las necesidades y anhelos del pueblo panameño en las ciudades, para otros fines que no sean los de mercantilizar nuestro patrimonio, porque imaginan que somos ignorantes, maleantes y estúpidos. Porque nos desprecian como si fuéramos seres inferiores, no merecedores de respeto ni derechos.

El Movimiento Ciudadano por el Fortalecimiento de la Identidad Panameña es una respuesta de la ciudadanía: somos un movimiento cívico, sin compromisos partidistas, que organiza a nuestra agrupación en torno a nuestra memoria colectiva y la identidad nacional. Incluye con equidad a todas las identidades culturales, regionales, de clase, color y género de Panamá. Por encima de nuestras diferencias, nos une un sentimiento de hermandad entre panameños, de amor por Panamá y la indignación compartida, frente al desdén por nuestra cultura y la rapiña a nuestro patrimonio nacional.

Hoy les decimos a esos políticos que traicionan a sus electores y a nuestro pueblo que no queremos limosnas, ni su circo, sino que reclamamos nuestros derechos y exigimos justicia. Que no somos maleantes, estúpidos ni ignorantes. Y que éste es el día en que nace la resistencia nacional, en defensa de nuestra memoria e identidad nacional; haremos propuestas educativas y culturales cónsonas con la voluntad popular y los retos del futuro.

Proclamamos la soberanía popular y la participación ciudadana en las decisiones concernientes a nuestra educación y desarrollo cultural de nuestra nación; les decimos a nuestros gobernantes y connacionales que llegó el momento de construir nuestra identidad renovada, multicultural, equitativa y sostenible: la identidad panameña del siglo XXI, en un marco de participación ciudadana, que nos garantice armonía social con desarrollo humano y cultura de paz.

Amigos, les doy la más efusiva bienvenida a esta conferencia de prensa, haciendo un llamado desesperado, un grito de alerta: la nación panameña está en cuidados intensivos ¡pero Panamá no está sola!

Muchas gracias.

Ana Elena Porras
Conferencia de Prensa
Movimiento Ciudadano por el Fortalecimiento de la Identidad Panameña
15 de noviembre de 2012

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Otro Panamá es posible, Pueblos en lucha y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a PANAMÁ NO ESTÁ SOLA

  1. victor jordan dijo:

    Quien no firma este acuerdo , no es panameño de corazón.

  2. Barnabás Collins dijo:

    Quien firma sin leerlo es un tonto. Hay que debatir, consensuar y luego defender… No solo firmar porque lo dijo X persona, ni dejarnos llevar por las emociones. Buen esfuerzo para defender la panameñidad, pero esto no se debe quedar en una reunión de aire acondicionado.

  3. Amarillys Taylor dijo:

    Que buena idea, estoy completamente de acuerdo. Para fortalecer la identidad nacional necesitamos el apoyo de todos y la movilización de cada uno de entre nosotros. Un plan de rescate de los valores panameños tan vilipendiados debe formar parte del programa de las próximas reuniones así como las medidas que tomaremos para que se haga realidad esta reactivación de lo que todos sabemos que es importante para el país.

  4. Pingback: Panamá Profundo

  5. Dr. Carlos Perez Morales dijo:

    Prof. Maria Elena Porra:
    Muy buen discurso sobre la identidad panamena y su memoria historica.

    Le recomiendo la lectura de mi libro El Canal de Panama Geopoliltica y hegemonia de Estados Unidos hacia Panama a partir de los tratados Torrijos-Carter. (Ciudad de Panama: Editorial de la Universidad de Panama, 2011,) Lo puede adquirir en la misma editorial.

    Cordialmente,

    Dr. Carlos Perez Morales
    Universidad de Puerto Rico en Humacao

  6. movimiento revolucionario por los derechos de los panameños en Facebook protestamos por la suspensión del crisol de razas nos reunimos todos los miércoles en el parque andres bello de via argentina invitados todos para fortalecer la identidad panameña y sacar a todos los extranjeros delincuentes que vienen a invadir nuestra nación con su delincuencia narcotráfico y trata de blanca

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s