MARTINELLI: “El pueblo está indignado y exige su renuncia”

ANÁLISIS DE SITUACIÓN

Creo que todo panameño debe hacer su propio análisis de los hechos recientes ocurridos en Colón, los que dejaron como saldo 4 personas muertas, una cantidad indeterminada de heridos, desaparecidos, arrestos y daños a la propiedad privada, como consecuencia de la aprobación de la Ley 72, en virtud de la cual se venden los terrenos de la Zona Libre.

Debemos tener claro que en la agenda del Presidente Martinelli Berrocal está la privatización de los bienes y servicios públicos. Ya hemos señalado que esta agenda no procede  únicamente de una iniciativa gubernamental, sino que es una imposición de ese 1%  de la población que mueve los hilos del mundo.  Esa minoría está ubicada en el Club de Bilderbenrg, la Trilateral y el Consejo de Relaciones Públicas, como muy bien nos lo ha demostrado Daniel Estulin.

Los panameños debemos tener claro de que lo que sucede en nuestro país se da en mayor o menor grado en casi todos los países del mundo. Las protestas y las angustias de la población son globales y  debidas al fracaso del sistema de oferta/demanda, pilar del capitalismo.  Mientras que una clase minoritaria explote y reprima a las grandes mayorías, no cesarán los conflictos. Lo mismo es válido para los países comunistas, en donde un buró político se abrogó el derecho de decidir por los demás, con lo que se violentan las libertades individuales y se reprime igual a los grupos contestatarios.

Debemos, por tanto, analizar lo que ocurre aquí con lo que está ocurriendo en el mundo. He señalado en diarios del exterior que Panamá es una excelente vidriera desde donde se puede estudiar las últimas etapas del neoliberalismo.  Un Presidente que, por llevar en su interioridad los siete pecados capitales, está implementando esa doctrina al desnudo. Lo que ocurrió en Bocas del Toro, en la comarca gnobe bugle y, ahora en Colón son las más claras evidencias de que las medidas se impondrán sin calcular los  irreversibles daños humanos. Para el sistema capitalista el valor del hombre está subordinado al valor del dólar. Los seres humanos no somos más que instrumentos de explotación.

Martinelli Berrocal se moviliza dentro de una institucionalidad que le da ilimitados poderes. Esa institucionalidad le permite conformar un gobierno que responda a sus propios intereses, que no son más que los intereses del modelo. El  modeló obligó al gobierno anterior a promulgar unos decretas ejecutivos para remilitarizar  al país. La Red Democracia Ciudadana se opuso a los mismos. Hoy, Martinelli Berrocal, a pesar de haber firmado un documento, durante la campaña proselitista,  en el que se comprometía a derogarlos una vez llegado al Poder,  lo que hizo fue implementarlos con crudeza. Recientemente les subió el salario a los miembros de las Fuerzas de Defensa.

El pueblo está indignado y exige su renuncia. Tal vez lo que no terminamos de digerir es que el problema central de nuestra tragedia no solo reposa sobre un hombre, sino en el modelo socioeconómico que concentra fortunas en unos cuantos y excluye de la misma a las grandes mayorías. Por lo tanto, los grupos de poder local y transnacional se aferran a la institucionalidad: a que prevalezca el modelo de oferta/demanda.  Mientras que el pueblo entero rechaza al Presidente, los grupos hegemónicos de poder, tanto interno como externos, se han amalgamado para que la institucionalidad, amenazada con los sucesos de Bocas, los de la comarca y los de Colón, no sea trastocada. ¿Quiénes abogan para que Martinelli Berrocal permanezca en su puesto? Los dirigentes de los partidos políticos de la oposición y las Organizaciones No gubernamentales atrincheradas en la Sociedad Civil, cuyos dirigentes, a pesar de guiar los nobles propósitos, no han terminado de entender que esas organizaciones son las llamadas a atemperar los conflictos, pero no a movilizarse contra el modelo.

Yo exhorto a que las bases de los partidos políticos les exijan a sus dirigentes a movilizarse para obligar a que  Martinelli Berrocal renuncie, como lo deben seguir haciendo los ciudadanos de a pie. Pero no detenernos allí, sino llegar a un nuevo Pacto Social entre todos los panameños, para formar un país de hombres y mujeres libres, iguales y solidarios.

 MAURO ZÚÑIGA ARAÚZ
www.maurozunigaarauz.com
 
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en COLÓN EN LUCHA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s