CORRUPCIÓN DE HORMIGA

Niña de la etnia ngäbe en la Komarca ngäbe – bugle.

“El mejor negocio que hará el Estado” (Ricardo Martinelli, La Estrella 29 de julio 2010)

En viaje de investigación a la serranía chiricana se pudo pasar por sobre un puente (todavía) sobre el río Cuvibora, que es sintomático de la corrupción hecha metástasis en el gobierno de don Ricardo Martinelli. No será tan escandaloso como aquel “mejor negocio que hará el Estado” que él mismo conceptuó al pagar $250 millones más de lo que vale un Corredor Sur que no teníamos por qué comprar, pero esta modalidad de corrupción de hormiga afecta más, a los más pobres.

El río Cuvibora nace próximo a Cerro Colorado, yacimiento cuprífero tan fabuloso que difícilmente escapará a la gula del gobernante y de su pandilla de coreanos y canadienses. El río también cursa del oeste hacia el este, hasta confluir al río Tabasará próximo a Tolé, próximo al puente de marras.

Esta sencilla estructura se engalanó con un letrero informando que costó casi $500,000, hace escasamente 2 años. Pero lo que está allí realmente costaría poco más de $100 mil, y se está cayendo. Los cimientos de un pilón se están separando de la estructura que supondrían sostener. Las planchas que todavía no están fijadas y contribuyen a la cacofonía al transitar sobre ellas. Las soldaduras que sujetan los cables de suspensión, mal concluidas y sin pintar, se están oxidando seriamente.

Los lugareños tienen una explicación bastante lógica para este fenómeno. La licitación se hizo en la Presidencia por la suma indicada, pero se involucró a una cadena de tantos subcontratistas e intermediarios, que a quien realmente le tocó hacer el trabajo en sí no le quedó mucho dinero para ejecutarlo como Dios manda. Y estando tan lejos de quienes estarían supuestos a supervisar e inspeccionar la obra en sí, no se hizo a cabalidad.

Pero este fenómeno tiene otra faceta político-partidista. Habida cuenta lo documentado en las elecciones en El Bebedero, tales intermediarios podrían ser muy generosos al expresar su agradecimiento, distribuyendo –-lícitamente— electrodomésticos y línea blanca para inspirar a los votantes del gobierno actual.

Pero no hay que adentrarse en el Interior para dar con ilustraciones de esta corrupción de hormiga. Hace poco, en la planta del Ministerio de Obras Públicas en Las Garzas, había una cantera que tenía tanto tiempo de no usarse, que le crecían encima arbustos y arbolitos, de tanto tiempo que no se usaba. Pero, igualmente, se le facturaban 8 horas de trabajo diarios a sus propietarios, conocidos de cualquier gobierno que llegara al poder en los últimos 40 años…

Quienes comemos 3 veces al día estamos en la obligación de velar por quienes no comen, y la mejor forma de hacerlo es promoviendo un estado de derecho que funcione como debe, con una total transparencia en las finanzas públicas.

Kevin Harrington-Shelton

El autor ejerce como Traductor Público Autorizado e intérprete simultáneo en conferencias internacionales. Se permite su reproducción en cualquier idioma en todo medio de todo país (salvo el Reino Unido), a condición de que previamente se solicite autorización escrita del autor solo para cualquier modificación de éste texto original, a descriptoriummeum@gmail.com
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s