Ubicua y creciente deuda pública

La dependencia de una creciente deuda pública como condición necesaria, aun cuando no suficiente, para el funcionamiento de los planes del actual Gobierno, se refleja claramente en el proyecto de presupuesto de ingresos y gastos para el 2013, recientemente presentado por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional. Es así que el mismo propone que el sector público no financiero (SPNF) logre en el 2013 asegurarse un financiamiento crediticio equivalente a $2,047.8 millones, cifra que supera en 35.3% a la presupuestada en el 2012. Este crecimiento absoluto se hace más evidente si el análisis se concentra en la situación del Gobierno Central (del que se excluyen los entes descentralizados), ya que en este caso el incremento de la partida que se conoce como recurso al crédito (forma estilizada de referirse a la deuda) se incrementaría de $1,469.0 millones en el 2012 a $2,319.3 millones en el 2013, mostrando un incremento de 57.9%.

Si se profundiza en el contenido del proyecto de presupuesto bajo análisis, se pueden destacar algunos elementos de interés para su correcta comprensión. En primer lugar, se puede observar que las partidas del servicio de la deuda, que incluyen los intereses y las amortizaciones, también muestran un extraordinario crecimiento. En el caso del sector público no financiero se observa que para el próximo año se espera un incremento de dicho servicio equivalente a 27.5%, siendo especialmente elevado su componente de amortización, es decir repago de la deuda, que alcanza un crecimiento de 79.1% con relación al 2012. En términos concretos el Gobierno (SPNF) estaría pidiendo prestado una suma equivalente a $2,047.8 millones, de los cuales se deberán utilizar $1,719.0 millones, es decir el 84.0% del nuevo endeudamiento, para financiar el servicio de la deuda ya existente. En la realidad, entonces, la política fiscal de la presente y previas administraciones ha llevado a una situación en la que una buena parte de lo que pedimos prestado sirve para pagar los intereses y la amortización de la vieja deuda. Se trata de un camino por la vía de la cual el endeudamiento se hace prácticamente eterno, llevado a la clase de vulnerabilidad y dependencia que David Harvey califica de esclavitud por la deuda y que, consecuentemente, limita los niveles de autonomía nacional.

La actual administración, basada fundamentalmente en una lógica política en la que los gastos distan mucho de las verdaderas prioridades nacionales, estaría proponiendo que para el próximo año el sector público no financiero eleve su endeudamiento neto, esto es descontando la amortización, en $1,235.1, llevando la deuda pública a cerca de $15,136.0 millones. Esto significa un nivel que supera en 41.2% a la observada en el 2009. Lo más bizarro de todo es que este endeudamiento no le resulta suficiente al actual Gobierno. Este, pese a la última experiencia con el tema, insiste para el 2013 en financiarse con la venta de activos públicos por 200 millones de dólares. Estamos, definitivamente, frente a una actitud depredadora que terminará por comprometer el bienestar de las futuras generaciones.

Juan Jované

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ubicua y creciente deuda pública

  1. Pingback: La educación en Panamá: nadie libera a nadie, nos liberamos en comunidad | Panamá Profundo

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s