AUMENTA LA REPRESIÓN CONTRA EL MOVIMIENTO POPULAR

PREPARANDO EL CAMINO DE LA REELECCIÓN PRESIDENCIAL

El presidente Ricardo Martinelli lo ha confirmado de viva voz: no le bastan estos cinco años de gobierno para culminar sus “obras”. Según su lógica, al haber “hecho más que los gobiernos de los últimos cuarenta años”, se ha hecho acreedor a la reelección.
Para asegurarse ese objetivo inició una ofensiva total en las últimas dos semanas: no sólo con actos inaugurales, cortes de cinta y avances de obras, sino que ha preparado el camino financiero al imponer la creación del “Fondo de Ahorro Panamá”. Fondo cuyo nombre es una ironía, pues le permite vender las acciones de las empresas públicas para embolsar esos dineros al gasto del último año y medio de sus gestión, disparando el endeudamiento público y el déficit fiscal. Bajo el esquema clientelista imperante, falsamente llamado “democracia”, ese dinero servirá a la compra de conciencias y adhesiones al proyecto continuista.
A la par, el gobierno y sus aliados, incluso algunos disfrazados de “oposición”, lanzan una campaña represiva para acallar las voces opositoras del movimiento popular y toda posibilidad de resistencia. Se producen despidos masivos de trabajadores donde hubo huelgas: como en Panamá Ports, donde se botaron más de 200 trabajadores, ante el silencio cómplice de la dirigencia sindical. Se impone un clima de terror en el sector público y campañas contra los dirigentes de la Caja de Seguros Social y el movimiento docente. Se burlan de los acuerdos con el pueblo Ngäbe-Buglé.
Las exageradas sanciones contra el movimiento estudiantil, y el cierre prolongado de la Universidad de Panamá, constituyen parte del clima represivo que se quiere imponer. Si bien no se puede estar de acuerdo con la golpiza que algunos estudiantes propinaron a un fotógrafo, esa reacción desmedida es producto de la desesperación al que las autoridades han llevado a los estudiantes, al cerrar no sólo las vías del diálogo, sino también el debido proceso.
Todo lo cual se ve complementado con el clima de terror y el virtual estado de sitio en que vive la juventud de nuestros barrios populares, atenazados entre la violencia de las pandillas y la persecución de las batidas policiales. Sin hablar del hambre creciente por la inflación superior al 6% anual, el desastre de los servicios públicos como calles, agua y transporte.
Ni hablar del sistema político electoral, que se mantiene con los viejos vicios antidemocráticos, pese al clamor generalizado por reformas, porque el objetivo es impedir el surgimiento de nuevas propuestas que amenacen el control oligárquico del Estado panameño.
Pero todo este clima cada vez más autocrático sólo ha sido posible por la complicidad de los partidos políticos de “oposición”, que responden a camarillas oligárquicas; a los medios de comunicación en manos clanes empresariales; y de la burocracia sindical, que calla a cambio de los fondos del “impuesto educativo” o de la Fundación del Trabajo. Todos los cuales, pese a ser manoseados también por Martinelli, prefieren fingir un clima de “normalidad democrática”. Algunos porque tienen la vana ilusión, como el PRD y los Panameñistas, que recibirán el voto popular en 2014.
Frente a la represión creciente, frente al saqueo de la cosa pública, frente a la corrupción rampante, sólo cabe una actitud consecuente del movimiento obrero y popular: UNIDAD, MOVILIZACIÓN y HUELGA GENERAL.
Si bien, la reelección en sí misma, como principio político puede ser compatible con un régimen democrático, la reelección de Martinelli y su partido, en el clima antidemocrático imperante, es inaceptable. Ello hace más urgente que nunca la necesidad de luchar por imponer en las calles la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, con participación popular, que modifique las actuales reglas del juego que nos han conducido a la autocracia.
Una vez más, el Movimiento Popular Unificado, llama a las dirigencias sindicales de CONUSI y CONATO, a las dirigencias magisteriales y de empleados públicos, a la dirigencia de los pueblos originarios, a los organismos de derechos humanos y democráticos, como la Asamblea Ciudadana, a asumir la responsabilidad que el momento demanda y movilizarse unidos para exigir una ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE.
MOVIMIENTO POPULAR UNIFICADO
Panamá, 2 de junio de 2012.
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Luchas ciudadanas, Otro Panamá es posible y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s