Declaración de la Tercera Asamblea General de la Asamblea Ciudadana

III Asamblea General de la Asamblea Ciudadana, ciudad de Panamá, 22 de octubre de 2011

1.-SEGURIDAD CIUDADANA

La violencia, la inseguridad, el total irrespeto y atentados a la vida y la salud de los ciudadanos, el hostigamiento e intimidación constante de los miembros de las organizaciones de la sociedad civil, que ha caracterizado a este Gobierno desde sus inicios, se suma la concatenación de escándalos actuales, en Migración y la ANATI, los provocados por la destitución política de la Procuradora Ana Matilde Gómez que, junto con el sometimiento del Ministerio Publico, la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia y la penetración del crimen en la Policía Nacional y el narcotráfico en la Procuraduría General de la Nación, el incremento de la violencia doméstica siendo el final el femicidio, demuestran claramente, que tenemos que cambiar cuanto antes el presente sistema contaminado por el centralismo del poder Ejecutivo, que no responde a la vida digna de los panameños.

En medio de la crisis profunda a la que han avocado al país, dos iniciativas gubernamentales hacen sonar todas las alarmas sociales: la discusión y probable aprobación de la Ley de Asociación Pública/Privada, mediante la cual, y bajo la dirección y decisión del Presidente de la República, pueden ser privatizadas, concesionadas, tercerizadas o externalizadas todas las instituciones públicas (exceptuando a las del sector financiero), es decir, escuelas, hospitales, ministerios, el Canal de Panamá, la CSS y otras muchas. De igual manera, ya iniciaron la discusión de la nueva Ley Minera, dejando abierta la posibilidad de la inversión por parte de Estados extranjeros en ese sector, y obviando los acuerdos previos que preservaban las reservas de nuestros pueblos originarios de la explotación minera.

La participación de distintos sectores del país en la III Asamblea General de la AC

2.- SEGURIDAD ALIMENTARIA Y COSTO DE LA VIDA

Cada día se evidencia más la ausencia de una política de seguridad alimentaria que permita garantizarle a la población panameña una vida digna.

El Tratado de Promoción Comercial o Libre Comercio ha sido aprobado y refrendado por la Administración norteamericana, manteniéndose al pueblo panameño en la más absoluta ignorancia sobre las consecuencias que tendrá en la vida nacional la apertura indiscriminada de nuestro mercado, en circunstancias de que no existen políticas públicas que contrarresten los graves efectos negativos que dicho tratado representa para muchos sectores de la economia nacional.

Por otro lado, el aumento del costo dela vida no cesa de aumentar día a día, con las funestas consecuencias que ello acarrea para la mayoría de la población, cuyas condiciones y calidad de vida conocen un deterioro rampante, haciendo que los pobres sean cada vez más pobres.

3. TRÁFICO DE INFLUENCIAS Y CONCENTRACION DE PODER

El país vive sumergido en una vorágine de escándalos de corrupción sin que ninguno de ellos sea seriamente investigado, lo que pone en entredicho a la figura del actual Procurador General de la Nación, lo mismo que a la Contraloría General de la República.

Agréguese a ello las públicas confesiones de diputados, alcaldes y representantes de corregimiento, en el sentido de que se inscriben en el partido de gobierno en razón del temor a ser privados de fondos públicos para la realización de obras, ya sea en su circuito, distrito o corregimiento. Dichas confesiones caen en el saco roto de la Fiscalía Electoral.

Prosiguen las violaciones a las regulaciones de la UNESCO en el Casco Antiguo con la extensión de la cinta costera, en lo que respecta a la protección de las zonas consideradas como Patrimonio de la Humanidad

4. VIOLACIONES A LA CONSTITUCION

El curso gravemente preocupante por el que lleva al país el actual gobierno, hace creíble la sistemática insistencia de diversos voceros del gobierno en la reelección inmediata del actual Presidente, aún si para ello tuviesen que imponer cambios en la Constitución, por una u otra vía, revestidos de un falso legalismo. Sin olvidar el irrespeto a los espacios de consulta como la Comisión de Reformas Electorales y las abusivas prácticas del clientelismo.

Todo lo anterior acontece ante la incuestionable dominación de la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia por parte del Órgano Ejecutivo, arrebatándole a dichos poderes su independencia constitucional. En tales circunstancias, el próximo nombramiento de cinco magistrados de la Corte Suprema y sus respectivos suplentes, sin consulta con la ciudadanía y con la exclusión de los organismos de la sociedad civil, e irrespetando el espíritu constitucional que impide el nombramiento de mayorías en ese organismo por un mismo gobierno, así como la imposición de una Sala V, absolutamente ajurídica y violatoria de la Constitución, despojan de toda  legitimidad a dichas designaciones.

5. LIBERTAD DE EXPRESION Y PARTICIPACION CIUDADANA

Si los hechos apuntados son alarmantes, las amenazas constantes a los medios de comunicación y a los periodistas, así como la compra de medios de comunicación por parte de allegados al grupo gobernante, constituyen un aviso insoslayable de que el país avanza hacia el establecimiento de una dictadura civil, lo que viene remarcado por la acelerada militarización de la Fuerza Pública y la impunidad que reviste a sus miembros ante los innumerables desmanes y abusos denunciados por la ciudadanía, particularmente por la aplicación arbitraria e ilegal del denominado “pelepolice” y de los “retenes Policiales” en franco abuso de autoridad y de violación de nuestros derechos humanos y nuestras garantías fundamentales, los cuales deben cumplir permanentemente para asegurar así, la gobernabilidad democrática de la seguridad ciudadana dentro de un verdadero Estado de Derecho.

La ASAMBLEA CIUDADANA, organismo autónomo e independiente, con personalidad y objetivos propios, hace un llamado al pueblo panameño y a sus organizaciones sociales y gremiales, así como a los medios de comunicación independientes, a prepararse para ejercer el derecho constitucional de movilización que nos conduzca a la apertura de un proceso constituyente, democrático, participativo, incluyente, que debe culminar en una Asamblea Constituyente Originaria, convocada bajo reglas democráticas consensuadas por todos los integrantes de la sociedad, de manera tal que surja de ella un nuevo régimen político que garantice la participación mayoritaria de los legítimos e idóneos  actores del Estado en la toma de decisiones en todas las instituciones Publicas, para dotar de legitimación y transparencia el sistema, Así como la  solidaridad y legalidad, para acabar con la impunidad, prohiba la reelección inmediata y establezca la obligatoriedad de la rendición de cuentas bajo el control de la ciudadanía, para lo cual, entre otras cuestiones, solicitará una auditoria internacional independiente de los grandes proyectos ejecutados de obras públicas, así como de todas la titulaciones realizadas por la ANATI.

LA ASAMBLEA CIUDADANA al igual que todos los movimientos de indignados del mundo, realizará todas sus movilizaciones y protestas cívicas y pacíficas, sin utilizar para ello signos distintivos de partidos políticos, gremios o sindicatos, para así dejar claramente  de manifiesto que nuestra indignación brota de nuestra ciudadanía. por una sociedad realmente democrática y respetuosa de los Derechos Humanos, que responda a una vida digna, por lo cual convocamos a todos los panameños y panameñas y sus asociaciones a que nos acompañen en esta lucha.

III Asamblea General de la Asamblea Ciudadana.

Aprobada por los asistentes a la III Asamblea General de la ASAMBLEA CIUDADANA, celebrada en la ciudad de Panamá los 22 días del mes de Octubre de 2011

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá, Luchas en el mundo, Otro Panamá es posible, Panamá libre de minería metálica a cielo abierto, Pueblos en lucha y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Declaración de la Tercera Asamblea General de la Asamblea Ciudadana

  1. Julio León dijo:

    Yo nunca votaría por un rico para presidente de la nación, porque jamás gobernará para la gente humilde. La ipocrecía y mentira son el plato del diario vivir en este gobierno recalcando que nunca se hizo nada en este país por gobiernos anteriores, quizas por eso el se hizo más rico y gracias a que los pobres sean sus esclavos por miserables sueldos que paga.
    Apoyo la causa justa de la -ASAMBLEA CIUDADANA- que lo conforman la clase media la pequeña y microempresa que son los que trabajamos llevando en hombros la economía del país sin embargo para este grupo de trabajadores, pensadores y héroes de estos tiempos globales no hay nada solo cada ves más problemas impuestos y comida cara además de amenasas e injusticia constante.
    Espero que esta lucha tome cuerpo y que el pueblo se tome el poder y le quiten la mamadera al loco este que nos gobierna.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s