¿Qué está pasando en Panamá?

Las arbitrariedades son el pan de cada día en el gobierno de Martinelli.

CGTP

La Central General  Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP) dada la crisis generada por el gobierno, deja sentada  su posición ante los graves problemas sociales, económicos y políticos por el cual atraviesa el país en términos generales, los trabajadores y el pueblo en términos particulares.

El desamparo y la indefensión en la cual se encuentra sumergida la población panameña dada la disminución y casi eliminación de los controles sanitarios  como el SNEN (entidad preventiva en el control de vectores, roedores y alimañas con la malévola intención pasar determinados servicios públicos a empresas privadas, la carencia de espacios de trabajo para brindar una sana atención médica a los asegurados, medicamentos, instrumentos  de trabajo  sanitarios y de calidad, la pésima administración instaurada en la Caja del  Seguro Social, lo que ha traído graves consecuencias en materia de salud que estamos pagando con la pérdida de vidas humanas.

Más de cincuenta y siete (57) personas fallecidas producto de la irresponsabilidad en el manejo de la bacteria nosocomial KPC y más de cien (100) contaminados,  seis (6) personas fallecidas por el dengue hemorrágico y docenas de pacientes afectados.  La marcada indiferencia de quienes tienen el deber de velar por el bien, vida y honra de la población y no lo hacen exigimos cárcel para ellos y que cese la impunidad.

Observamos con suma preocupación la ambición desmedida del Presidente de la República RICARDO MARTINELLI y su partido Cambio Democrático (CD) de controlar no solo los tres poderes del estado y el Ministerio Público, sino que con su política de terror mantienen atemorizado a  empresarios, medios de comunicación, periodistas,  organizaciones de la sociedad civil, piratean y clonan  Diputados, Alcaldes, Representantes de Corregimientos, Consejales y líderes comunitarios; a quienes no puede ganar o comprar los dividen, como a los partidos políticos y otros.

Por tanto afirmamos la perdida de la institucionalidad del Estado y el  secuestro de ésta  por un pequeño grupo de politiqueros y estafadores de los sueños y anhelos del pueblo Panameño.

La abrupta ruptura de su alianza con el Partido Panameñista, demuestra la forma autoritaria con que el gobierno Martinelli avanza aceleradamente  hacia la imposición de una dictadura civil del cual los Panameñista fueron cómplices.

Este rompimiento es quizás una de las últimas movidas en la escalada Martinelli , dado a que ha golpeado a todos los sectores,  recordemos  cómo se ha ensañado con los medios de comunicación social, los periodistas, los trabajadores organizados en sindicatos, (violentando la legislación laboral y los convenios internacionales como el 87 y 98 de la O.I.T. ), gremios Educativos, asociaciones, ambientalistas, con los indígenas, con la sociedad civil, con los profesionales, en fin sólo le quedaban sus aliados de campaña, y  los acaba de echar, todo con el objetivo de mantener el control total y absoluto del poder económico, político y social del país.

Hacemos un llamado a los trabajadores, al pueblo en general a que participemos de las actividades y acciones que sean convocadas de manera unitaria, a movilizarnos y mantenernos en estado de alerta permanente parar detener  la voracidad y gula del  Sr. Ricardo Martinelli y su cúpula gubernamental.

Exigimos el establecimiento de una  Asamblea Constituyente que reorganice y le dé un nuevo  orden  al país, estamos obligados en repensar el país que queremos, el ciudadano que deseamos y la nación que necesitamos para vivir con dignidad y en solidaridad.

Dado en la Ciudad de Panamá,  a los 07 del mes de septiembre de 2011.

Para constancia firma a nombre del Consejo Nacional de Delegados.

MARIANO E. MENA Q.

Secretario General

———————————

MOVIMIENTO POPULAR UNIFICADO

MPU – PAP

RUPTURA DE ALIANZA DE GOBIERNO:

PELEA POR EL PODER Y EL SAQUEO DE LOS FONDOS PÚBLICOS

POR UN FRENTE POPULAR Y DEMOCRÁTICO

La destitución de Juan C. Varela como canciller de la república por parte del presidente Ricardo Martinelli, y la consecuente ruptura de la alianza de gobierno, constituyen el capítulo más reciente de un proceso creciente de degeneración del régimen político panameño al que se le cae la careta “democrática” para mostrar su verdadero rostro oligárquico, antipopular y totalitario.

La crisis política de la que hablan los medios de comunicación no empezó ahora, sino que viene profundizándose desde que, en 2005, el pueblo salió a las calles a repudiar al gobierno del PRD que imponía a raja tabla sus reformas a la Caja de Seguro Social, pocos meses después que la ciudadanía en las urnas hubiese castigado como merecía al Partido Panameñista por la desastrosa administración de Mireya Moscoso. Crisis que se fue consolidando con la campaña de mentiras de Martinelli respecto a que él representaba el “verdadero cambio”, y que se consolidó en unas elecciones amañadas en las que sólo hubo dos propuestas, ambas sospechosas de recibir dinero sucio de David Murcia, elecciones en las que descaradamente intervino la embajada norteamericana para crear la mal llamada “Alianza por el Cambio”. Crisis que va mostrando que, aunque con distintos nombres de políticos y partidos, sigue gobernando la misma oligarquía financiera y comercial que saquea al país y a los bolsillos de los asalariados.

Crisis que ha continuado durante dos años del gobierno de Martinelli y sus secuaces, con la complicidad desde dentro de Varela y los “panameñistas”, y desde fuera de la falsa oposición del PRD, para imponernos las nefastas consecuencias de la Ley Chorizo, con su saldo de muertos y heridos, y del oprobioso código Minero. Crisis en la que se ha profundizado un modelo económico por el que los trabajadores se ven sumidos en la pobreza, el desempleo la carestía, la inseguridad; mientras una minoría se enriquece cada vez más en su opulencia.

El Movimiento Popular Unificado (MPU-PAP) exhorta a las clases populares a no creer en las posees fingidas de los políticos del PRD y el Panameñismo que ahora se rasgan las vestiduras frente a la propuesta de Martinelli y su partido para imponer la “segunda vuelta”, y con ella su reelección inmediata en 2014. El PRD y el Panameñismo son tan responsables como Martinelli y el CD por este régimen político caracterizado por la corrupción rampante. Hay que rechazar tanto la “segunda vuelta”, como las intenciones de Martinelli de reelegirse, pero sin caer en los engaños de los políticos del PRD y el Panameñismo quienes, aunque pongan cara de compungidos “demócratas”, son lo mismo que Martinelli.

Los diputados oficialistas del CD, y los de la falsa oposición del PRD y el Panameñismo, han actuado juntos para cerrar las puertas del sistema electoral panameño y bloquear la participación electoral de fuerzas políticas provenientes de la izquierda y el campo popular. Todos ellos no sólo han creado el actual Código Electoral antidemocrático y presidencialista, sino que acaban de rechazar en la Asamblea las pocas reformas que podrían poner en peligro su monopolio del poder político: rebaja de la cuota de adherentes para inscribir nuevos partidos y candidatos por libre postulación, además de otras medidas como el control de las donaciones privadas y la participación igualitaria de hombres y mujeres.

Por ello la real salida a la crisis actual no está en confiar ni en los Varela, ni en los Lewis o Navarro, sino en movilizarnos para romper el actual régimen político oligárquico, presidencialista y antidemocrático, imponiendo en las calles una Asamblea Constituyente que refunde la República y sus instituciones en una verdadera democracia popular.

Pero un requisito previo para aunar fuerzas para ese objetivo es superar la atomización del movimiento popular, escindido entre dirigentes sindicales oportunistas que llevan agua al molino de los partidos de la oligarquía y dirigentes sindicales sectarios que se pretenden los “salvadores” mientras sabotean la unidad popular. Es urgente la creación de un gran Frente Popular y Democrático, verdaderamente amplio, que unifique la lucha política de los sectores populares y de izquierda, que presente un programa concreto de transformaciones sociales y políticas que movilice al pueblo panameño. Un frente que sume y que no reste, donde quepan desde los dirigentes sindicales consecuentes, hasta los sectores de la llamada “sociedad civil, pasando por el movimiento indígena, campesino y estudiantil.

Panamá, 10 de septiembre de 2011.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá, Otro Panamá es posible. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Qué está pasando en Panamá?

  1. ana gabriela dijo:

    Martinelli es un coRrupto robonnn xq se la pasa es faltandole el respeto a los panameÑos

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s