Universidad de Panamá: QUINTA REELECCIÓN = MÁS ESTANCAMIENTO

La Universidad de Panamá, aunque lo pretendan las autoridades, no escapa a la realidad que vive el país. En el seno de lo que fue la gloriosa primera casa de estudios, hoy crece y se reproduce la corrupción denunciada hasta el cansancio. Las roscas de profesores, administrativos y grupos estudiantiles privilegiados han cerrado fila para tratar de imponerle a la comunidad universitaria y a todo el país, la reelección de una administración pusilánime que ha “domesticado” la ciencia, el arte, la cultura, la investigación y el compromiso para distanciarlos de la sociedad y acercarlos a los intereses de la camarilla en el poder que busca la reelección.
Hoy la Universidad de Panamá es el reflejo dócil de una sociedad enferma, atrapada en un sistema de corrupción que utiliza una democracia de fachada, como se hace en el país,  para mantener los privilegios de los sectores políticos, económicos y religiosos que controlan y se benefician de las riquezas nacionales.
Ojalá que la inteligencia y el compromiso se logren imponer sobre las camarillas e individuos que han hecho de la vida universitaria un modo de vida fácil, dándole la espalda a la sociedad panameña. El silencio y pasividad que produce el miedo, infundado por las amenazas, es la mejor carta de la actual administración. La inteligencia, la dignidad, el respeto y el compromiso están del lado de los adversarios.  !NO A LA REELECCIÓN!
Héctor Endara Hill
Panamá Profundo

ELECCIONES EN LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ: una coyuntura histórica.

BUSCANDO CAMINO
Movimiento Democrático Popular
Panamá, Año IX, No. 236
25 de junio de 2011


El miércoles 29 de junio la Universidad de Panamá enfrentará una coyuntura histórica. Ese día se elegirá, entre dos candidatos, al Rector que dirigirá dicha institución durante los próximos cinco años. Se trata, a no dudarlo, de una decisión de extraordinaria importancia para el futuro de la institución y de relevante trascendencia para la Nación panameña. Los universitarios tendrán que optar por la continuidad del Dr. Gustavo García de Paredes y su administración, o por la ruptura con todo lo que significa dicha rectoría, abriéndole paso así a un proyecto de renovación profunda de la Universidad.

El Dr. Gustavo García de Paredes

Electo y reelecto, Gustavo García de Paredes ha ostentado el cargo durante 13 largos años, y aspira a ser reelecto por cinco años más. Su administración ha sido señalada y acusada públicamente de innumerables actos de corrupción vinculados al mal manejo del patrimonio universitario, en especial lo referente a la venta de tierras pertenecientes a la institución. Ninguna de tales acusaciones ha sido suficientemente aclarada, al extremo que una de las justificaciones para rechazar un debate académico sobre los programas de ambas candidaturas ha sido la de que se introducirían en el debate las “mentiras” sobre los actos de corrupción. Los denunciantes llegan incluso a señalar como sospechosa su negativa a que la Fundación de la Universidad de Panamá sea auditada por la Contraloría General de la República.

Hay que añadir a todo lo anterior que una de sus asesoras está penalmente condenada por falsificación de diplomas universitarios. Ante el cuestionamiento por tan escandalosa situación, el actual Rector responde que permanece como asesora y profesora pues “todavía no ha sido notificada de la sentencia”.

Por otra parte, a nadie escapa el vergonzoso derroche del presupuesto universitario en el nombramiento de “botellas” que le garantizan el control de algunos dirigentes estudiantiles universitarios, así como el de la mayoría de los directivos de los gremios de la institución.

Si todo lo anterior es sumamente grave, hay dos situaciones que colocan a la Universidad en una situación extrema: la progresiva degradación de la oferta académica y la carencia de una política orientada a estimular la investigación, aunándose a ello la intolerancia a la crítica y al libre juego de las ideas, al extremo que se persigue abiertamente a todo aquél que no se somete a los designios de la rectoría. Es un secreto a voces que Gustavo García de Paredes ha manejado la Universidad mediante el clientelismo, la amenaza y la compra de conciencias. En tal situación, y como es natural, la Universidad permanece ajena y sustraída de la preocupaciones por la realidad nacional. De “conciencia crítica de la Nación”, la administración del actual Rector ha pasado a ser “criticada por toda la Nación”.

No es de extrañar, entonces, que en la actual campaña universitaria el señor Rector haya invertido una suma superior a los cien mil balboas, regalado computadoras, empapelado toda la institución, obsequiando sancochos, prometido nombramientos y aumento de sueldos, etc., pretendiendo así sustituir, dada su avanzada edad, el contacto directo con los universitarios de los tres estamentos, el posible cuestionamiento y la exigencia de rendimiento de cuentas.

El Dr. Eduardo Flores

Contrario a su oponente releccionista, el Dr. Eduardo Flores exhibe un currículo digno de admiración. Una educación preñada de menciones honoríficas y reconocimientos Sigma Lambda. Ha dictado 7 seminarios del más alto nivel científico, pronunciado 43 conferencias científicas, publicado 3 libros y elaborado 5 folletos para la formación académica. Es autor de seis monografías, 18 artículos de investigación científica y 39 artículos de divulgación. A lo anterior añade su experiencia exitosa como Decano de la Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología de la Universidad de Panamá.

De gran sensibilidad social, el Dr. Flores no pertenece ni ha pertenecido a ningún partido político. Su oferta es la de un proyecto ajeno a la politiquería, cuyo objetivo sería la búsqueda de la excelencia académica y el impulso a la investigación científica, así como la renovación de la oferta académica, de manera tal que responda a las necesidades del país. Se trata de garantizar una Universidad abierta al pueblo, pero ajena al chantaje, la intolerancia y la corrupción politiquera, recuperando la Institución para que vuelva a ser “Conciencia crítica de la Nación”, involucrándose para ello, decididamente, en la reflexión y aporte para la solución de los grandes problemas nacionales.

Se trata de impulsar un proyecto que parta por comprometerse con la no reelección, que dé ejemplo de rendimiento de cuentas y transparencia cara a la Institución y al país, teniendo en cuenta siempre que el presupuesto universitario proviene del bolsillo de todos los panameños. De ahí que será importante renovar la abandonada infraestructura institucional y acabar con los gastos onerosos y superfluos.

Si bien todos los sondeos y encuestas dan por resultado un triunfo indiscutible del Dr. Flores, hay que hacer un esfuerzo para que el mayor número de universitarios ejerza su derecho al voto, y mantenerse en estado de alerta para evitar situaciones que pudieran ensuciar lo que debe ser un ejercicio académico de altura y de respeto a la libre voluntad de todos los universitarios. Estamos seguros de que la mayoría de los universitarios de los tres estamentos, docentes, estudiantes y funcionarios, optarán por recuperar una institución secuestrada por un minúsculo pero poderoso grupo de autoritarios.


Movimiento Democrático Popular
Panamá
_______________________________________________
BuscandoCamino mailing list
BuscandoCamino@listas.nodo50.org

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pueblos en lucha. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Universidad de Panamá: QUINTA REELECCIÓN = MÁS ESTANCAMIENTO

  1. ptp dijo:

    POSICIÓN ANTE LAS ELECCIONES UNIVERSITARIAS:

    POR UNA UNIVERSIDAD QUE DEFIENDA LOS INTERESES NACIONALES
    Y POPULARES, CON UNA EDUCACIÓN CIENTÍFICA Y DE CALIDAD:
    ¡NO A LA PRIVATIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR!

    En la Universidad de Panamá se ha convocado a un proceso electoral, en que el rector y sus seguidores pretenden reelegirse. Es evidente que es un proceso viciado, ya que según el reglamento, las autoridades actuales renuncian un mes antes del 29 de junio, fecha de los comicios.

    El Partido de las Trabajadoras y los Trabajadores de Panamá, reitera su posición emitida en comunicado contra la reelección en mayo de 2,010, por considerar que la administración del Dr. García de Paredes ha favorecido el clientelismo político entre algunos dirigentes de los grupos estudiantiles, de trabajadores y docentes. Al mismo tiempo, ha llevado una política que favoreció la política de privatización de la educación nacional, apoyando los planes de los distintos gobiernos, PRD, Panameñista-Molirena y hoy el de Martinelli-Panameñista-Molirena.

    También reiteramos el llamado a la Comunidad Universitaria “POR LA INDEPENDENCIA DE LOS GREMIOS DE DOCENTES, ADMINISTRATIVOS Y ESTUDIANTILES PARA QUE DEFIENDAN LOS INTERESES NACIONALES Y DE LAS Y LOS UNIVERSITARIOS (LAS Y LOS ESTUDIANTES, TRABAJADORES Y TRABAJADORAS Y LAS Y LOS DOCENTES) Y NO INTERESES DE RECTORES, DE GRUPOS O INDIVIDUALES”.

    Los grandes movimientos de la Universidad, incluyendo durante el período de Octavio Méndez Pereira; los desarrolló la Comunidad Universitaria, manteniendo la independencia de las administraciones. Hoy más que nunca, estudiantes, trabajadores y docentes, ajenos a la política de los dirigentes que hacen parte de la administración actual, como funcionarios y con su política, deben tener esto presente.

    La Universidad es un reflejo de lo que sucede en la sociedad. Y así como no hemos podido enfrentar la situación con una propuesta independiente del imperialismo y sus lacayos internos quienes defendemos los intereses populares y nacionales, NO TENEMOS HOY UNA CANDIDATA O CANDIDATO que represente nuestros intereses y los de la Nación Panameña; con la fuerza que necesitamos en los momentos en que el gobierno de Martinelli, apoyado por el Rector García de Paredes, arremete contra el interés nacional y sus postulados, atacando los niveles de vida y conquistas de los trabajadores y sectores humildes del país.

    A la comunidad universitaria se le presenta una encrucijada, entre dos opciones: o vota por el continuismo que sumerge a la universidad en una crisis profunda: en los últimos cinco años se han perdido casi 30% de los alumnos matriculados, que han pasado a las cuestionadas universidades particulares; o vota por la única candidatura de oposición, encabezada por el Dr. Eduardo Flores. Pero existe otra, la de la independencia y lucha por los intereses de la universidad, populares y nacionales.

    EL PROGRAMA DEL DR. FLORES

    El programa del Dr García de Paredes lo conocemos en sus acciones, y sus consignas electorales como “vota por el amigo”, ¿de quiènes? O por la servida de “un sopón” al estilo de cualquier candidato oligárquico de pueblo que mata una vaca para las concentraciones. Por ello, nos detendremos en el programa del Dr. Flores.

    El PTP, ha revisado el programa presentado por el Dr. Flores. A ese programa lo criticamos más que por lo escrito, por lo que le hace falta. No tiene una alusión directa al problema nacional. No toma distancia del gobierno antinacional y antipopular de Martinelli y su programa económico, a tono con el capitalismo neoliberal, caracterizado por favorecer los grandes proyectos o negocios de empresas extranjeras con nacionales, que en perspectiva significarán más deuda externa y, por consiguiente, recortes a los gastos sociales, incluyendo a las universidades públicas.

    No basta con decir “Los estudios universitarios deben orientarse fundamentalmente a la aplicación práctica o constructiva del desarrollo de las ciencias, la tecnología, las artes y las humanidades, en los niveles más avanzados del saber innovador y COMPETITIVO, APLICADO A LAS NUEVAS EXIGENCIAS LABORALES DONDE INCURSIONARÁ ESTE CAPITAL HUMANO EN FUNCIÓN DEL DESARROLLO NACIONAL” (Propuesta de renovación y rescate del U.P: del Dr. Flores, SUBRAYADO NUESTRO).

    Es necesario definir ¿Qué es desarrollo nacional?; ¿Cuáles son las nuevas exigencias laborales?. Para el gobierno Martinelli y quienes lo apoyan como el Dr. García de Paredes, esto significa crecimiento económico con grandes ganancias para las multinacionales y descapitalización nacional y miseria para nuestro pueblo; las exigencias laborales son las zonas procesadoras de exportación, los centros de llamadas (para lo cual la administración actual creó una carrera técnica) y el trabajo en turismo que es mantenimiento y atención al cliente en recepción, bares y restaurantes, para lo cual aprobaron la obligatoriedad del aprendizaje de inglés.

    Para nosotros, los del PTP, esto no tiene que ver nada con el desarrollo nacional, y las exigencias laborales de ese proyecto antinacional y antipopular, ni siquiera tienen que ver con la educación superior. Después del sacrificio de millares de padres y madres “pagando una educación particular por el inglés”, sus hijos e hijas están poblando los centros de llamadas, con horarios que le dificultan continuar con la educación superior.

    No toma partido, el Dr. Fllores, contra la política del Ministerio de Educación, que promueve la reducción de la enseñanza de la historia, la filosofía y la lógica y de seguir favoreciendo la privatización de la educación panameña, incluyendo la superior. No asume una posición sobre nuestra histórica lucha nacional, contra el imperialismo norteamericano y la verdadera recuperación del canal, que sigue estando al servicio de las transnacionales y que, la propia Universidad de Panamá, es una espectadora más ante las acciones de la burguesía nacional, que administra dicho bien con claros intereses ajenos del país y de quienes luchamos por la reivindicación nacional.

    Por ello, decimos que la comunidad universitaria se encuentra en una aparente encrucijada, pues esas ausencias son fundamentales. El PTP considera, que el continuismo ha demostrado lo que es, y que de darse la reelección, nos esperan peores cosas para la universidad, será una nueva oportunidad, con el control de los dirigentes de los diversos estamentos, de terminar el plan antiuniversitario.

    Entendemos y estamos con los miembros de la Comunidad Universitaria que, hastiados y hastiadas; indignados o indignadas, por la crisis, plantean la necesidad de la renovación, aún sólo en lo académico. Muchos de ellos creen que la salida es la candidatura del Dr. Flores. En el PTP, pensamos que esa tampoco es la salida.

    Llamamos a la Comunidad Universitaria a que independiente de la votación, debemos mantener nuestra independencia de la administración, levantando un programa de lucha que parta de los postulados históricos del movimiento universitario: ¡POR UNA UNIVERSIDAD QUE DEFIENDA LOS INTERESES NACIONALES Y POPULARES, CON UNA EDUCACIÓN CIENTÍFICA Y DE CALIDAD! ¡POR LA SOBERANÍA NACIONAL! Y también en la coyuntura ¡CONTRA EL GOBIERNO DE MARTINELLI Y SU PLAN CAPITALISTA NEOLIBERAL QUE PRETENDE ACABAR CON EL PAÍS Y LAS CONQUISTAS POPULARES!

    COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL PTP

    Panamá, 25 de junio de 2,011

    ADJUNTAMOS: COMUNICADO DE MAYO DE 2,010

    ¡POR UNA UNIVERSIDAD QUE DEFIENDA LOS INTERESES NACIONALES
    Y POPULARES, CON UNA EDUCACIÓN CIENTÍFICA Y DE CALIDAD:
    NO A LA REELECCIÓN!

    ¡NO AL RECTOR QUE HA DEFENDIDO TODOS LOS PLANES PRIVATIZADORES DE LA EDUCACIÓN PANAMEÑA Y FAVORECIDO EL CRECIMIENTO DE LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS!

    POR LA INDEPENDENCIA DE LOS GREMIOS DE DOCENTES, ADMINISTRATIVOS Y ESTUDIANTILES PARA QUE DEFIENDAN LOS INTERESES NACIONALES Y DE LAS Y LOS UNIVERSITARIOS (LAS Y LOS ESTUDIANTES, TRABAJADORES Y TRABAJADORAS Y LAS Y LOS DOCENTES ) Y NO INTERESES DE RECTORES, DE GRUPOS O INDIVIDUALES.

    CADA PERSONA UN VOTO. NO A LA PONDERACIÓN FRAUDULENTA

    En una nueva artimaña, el Rector Gustavo García de Paredes y sus seguidores pretenden imponer nuevamente su reelección. Así, intentan reformar la Ley Universitaria para permitir su reelección. La Dirección Nacional del Partido de las Trabajadoras y los Trabajadores de Panamá -PTP, se une al clamor de docentes, estudiantes y administrativos que señalan, que al igual que la presidencia de la república, se concentra mucho poder en quienes regentan estos puestos, convirtiéndose en factor antidemocrático, con poderes con visos dictatoriales y poder ejecutar políticas de persecución a quienes sean opositores. Modificación a la Ley que además, con la época de los camarones en la Asamblea pone en peligro, algunos aspectos de la ley que pretenda modificar el gobierno autoritario (fascista) que existe en el país y como todo “el cambio” que pregona, como se demuestra día a día, no es para bien.

    Está campaña pro reelección del Rector Gustavo García de Paredes, a nuestro juicio, es coincidente con la pretendida reelección del Sr. Martinelli y su política autoritaria, ya que de concretarse le queda abierto el camino con las llamadas “consultas populares”, que se convertirán en un engaño más a la población con el control de los medios de comunicación, como ya se ha iniciado con campañas supuestamente contra la violencia, para introducir la pena de muerte en la constitución.

    Una característica que distingue a la izquierda socialista y revolucionaria es su independencia política de los patronos, sus gobiernos y representantes. Por eso no podemos apoyar al rector-candidato que lleva adelante las políticas neoliberales en el terreno de la educación y, particularmente, en la Universidad. El apoyo al Rector neoliberal, ayer del PRD y hoy con Martinelli, no tiene nada que ver con una política de izquierda.

    NO A LA REELECCIÓN DEL RECTOR QUE ES PARTE DE LA CRISIS EDUCATIVA DEL PAÍS

    Es ya recurrente ver al Dr. Gustavo García de Paredes, referirse a la crisis de la educación panameña, como si él, nada tuviera que ver. Él es corresponsable de esa crisis. Lo es porque, además de embajador en Brasil y Gerente de la Zona libre de Colón en la época de la dictadura, fue viceministro y ministro de educación. Lo es porque ha sido decano de la Facultad de Humanidades, cuando estaban integradas las facultades de Humanidades y de Ciencias de la Educación, lo es porque ha sido vicerrector académico y ha sido por casi quince (15) años rector.

    Pero, sobretodo, lo es porque ha sido partícipe de los planes privatizadores. Lo recordamos defendiendo el plan decenal de Thalasinos (1996-2006), responsable de la agudización de la crisis en los últimos años y de la campaña contra los docentes que han seguido todos los gobiernos subsiguientes como el actual, cuyo eje fundamental es la privatización y que hoy pretende profundizar el gobierno de Martinelli, al cual dicho sea de paso, está aliado el Dr. García de Paredes, con la llamada transformación curricular, de carácter antinacional y contra la educación pública.

    También el Rector García de Paredes, es responsable de la proliferación de universidades particulares (privadas). Los gobiernos postinvasión, siguiendo órdenes del Banco Mundial han tenido una política de flexibilizar los requisitos para lo que ellos mismos llaman “el ingreso del sector privado al mercado de la educación terciaria”. La Universidad en los últimos años ha incumplido con el artículo 99 de la Constitución que ordena “La universidad Oficial del Estado fiscalizará a las universidades particulares….”

    Hace poco el Secretario General, Miguel Angel Candanedo, se refirió de “universidades de garaje”, para caracterizarlas. Sin embargo, se es inconsecuente cuando se aprueban los planes de estudio de esas universidades, con modalidad presencial, semipresencial y a distancia. Éstas modalidades no existen en la Universidad de Panamá, facilitándole el negocio a los dueños de esas universidades, cuyas exigencias académicas son cuestionables y con licenciaturas, por ejemplo, como la de derecho en tres años, asistiendo hasta una vez al mes, mientras a los estudiantes de Nuestra Primera Casa de Estudios se le exigen siete años, todos los días, en horario nocturno.

    Esa es la explicación de por qué Panamá en los últimos 15 años (coinciden con la rectoría del rector-candidato) se está acercando a los países en el mundo en donde los centros de educación superior particulares tienen más alumnos que las universidades públicas, mientras la UP pierde todos los años matrícula.

    Por estas, entre otras razones, La Dirección Nacional del Partido de las Trabajadoras y los Trabajadores de Panamá –PTP- llama a las y los estudiantes, a las y los docentes y trabajadoras y trabajadores administrativos a cambiar ese rumbo que terminará más temprano que tarde en reducción de la matrícula y con ello despidos de educadores y trabajadores.

    Es necesario que detengamos ese proceso de liquidación de la Universidad de Panamá, en su cobertura. Pero también, reconociendo el esfuerzo de muchos docentes que luchan por mantener niveles de calidad, existe una tendencia al deterioro de ésta. La Universidad de Panamá, no puede equipararse a “las universidades de garaje” y no puede seguir claudicándole a éstas con programas impuestos de acreditación universitaria desde el llamado Consejo de Rectores, igualándose y propiciando la mediocridad.

    EL PARTIDO DE LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES DE PANAMÁ, LLAMA A LOS ESTUDIANTES, DOCENTES Y ADMINISTRATIVOS A VOTAR CONTRA LA REELECCIÓN DEL RECTOR, PARA ABRIR PASO A LA DISCUSIÓN SOBRE EL FUTURO DE LA UNIVERSIDAD, QUE QUIENES HAN APOYADO AL DR. GARCÍA DE PAREDES NO HAN PERMITIDO, AL TENER UNA POLÍTICA DE SUMISIÓN AL JEFE.

    ¡NO A LA REELECCIÓN DEL RECTOR Y MARTINELLI!

    Por el Comité Ejecutivo del Partido de las Trabajadoras y los Trabajadores de Panamá
    Priscilla Vásquez
    Secretaria General
    Panamá, 29 de mayo de 2010.

  2. ema dijo:

    Apoyo al doctor Eduardo Flores porque sus analisis son coherentes con la realidad nacional y es transparente. Se ha manifestado en contra de decreto 277 que propuso la ministra lucinda molinar y firmado por ricardo martinelli, en donde los docentes pierden la idoneidad y se disminuye la calidad de educacion, ya que a voluntad de lucinda molinar estudiante bachilleres recien egresados de secundaria pueden dar clase en diferentes asignaturas. Sera que la idea es preparar a los estudiantes para trabajar en el super 99?. Como es de esperar gustavo garcia de paredes no se manifesto y como es su costumbre solo se ha dedicado hacer politica muy pero muy costosa, olvidandose del objetivo de la universidad que es formar profesionales en diversas especialidades. Que verguenza que todavia garcia de paredes pretenda volver a la rectoria.

  3. Ricardo dijo:

    La Universidad de Panamá, aunque lo pretendan las autoridades, no escapa a la realidad que vive el país. En el seno de lo que fue la gloriosa primera casa de estudios, hoy crece y se reproduce la corrupción denunciada hasta el cansancio. Las roscas de profesores, administrativos y grupos estudiantiles privilegiados han cerrado fila para tratar de imponerle a la comunidad universitaria y a todo el país, la reelección de una administración pusilánime que ha “domesticado” la ciencia, el arte, la cultura, la investigación y el compromiso para distanciarlos de la sociedad y acercarlos a los intereses de la camarilla en el poder que busca la reelección.
    Hoy la Universidad de Panamá es el reflejo dócil de una sociedad enferma, atrapada en un sistema de corrupción que utiliza una democracia de fachada, como se hace en el país, para mantener los privilegios de los sectores políticos, económicos y religiosos que controlan y se benefician de las riquezas nacionales.

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s