LUCHA CIUDADANA EN SAN FRANCISCO

El Alcalde escucha a los residentes de San Francisco

El pasado lunes 30 de mayo se realizó una reunión de residentes de San Francisco afectados por el “Rinconcito Colombiano” y el “Panamá Hostel”. A la reunión asistieron 34 vecinos, el Alcalde de la ciudad de Panamá y el dueño del mencionado negocio. Las fotos y los escritos que están a continuación, reflejan parte de lo que allí sucedió.

Una lección destacamos de todo el camino que hemos recorrido. URGE que los residentes o vecinos afectados en sus derechos ciudadanos, a la paz y a la tranquilidad, por el tsunami de negocios irregulares y al margen de la ley que están invadiendo el corregimiento, se organicen y se unan para exigir a las autoridades que hagan su trabajo y para pararle la mano y los abusos a los empresarios inescrupulosos.    

Panamá Profundo


————

EL RINCONSUCHO ¿VIVE O MUERE?

El mismo Alcalde dijo que de nosotros dependía si se cerraba o no el Rincosucho. Parafraseando su comentario, resumo así: “Ustedes (los vecinos) tienen la opción de darle la oportunidad que sellen con aislamiento acústico el Rinconcito Colombiano o cerrarlo de una vez por todas, yo haré lo que ustedes decidan”.

Hasta ese momento todo lucía racionalmente y razonablemente democrático. Incluso algunos vecinos se pronunciaron a favor del progreso del país y hasta se podría decir que en nuestras mentes, algunos consideramos darle una oportunidad. Pero después de escuchar hablar al desarticulado señor Fabián Baeza (vocero del RC) fue unánime el repudio hacia su persona y hacia todo lo que tuviera que ver con este despreciable comercio. Este triste individuo inconscientemente trato de insultar nuestra inteligencia colectiva, no se dio ni por enterado que cada palabra que pronunciaba causaba una bizarra mezcla de risa, lastima y enojo. Nunca supe de un orador tan antipático al grado de provocarle pena ajena a su contraparte. “Yo soy el animador, mi voz es la que escuchan gritar ¡Con las manos arriba!, y esto es en pro del entretenimiento de la comunidad” decía.

Como sea…, supongamos por un momento que efectivamente aíslan acústicamente el local y logran conseguir el permiso de construcción sobre la quebrada, aun así no dejaría de persistir la violencia relacionada con este tipo de macro-cantinas glorificadas ni los desordenes viales de su concurrencia alcoholizada que al salir del local no representan ninguna responsabilidad para con sus operadores.

Conclusión: ¿Vive o muere? …¡Muere!

El Panamá Hostel, que dolor de cabeza, estos señores se burlaron de las autoridades y llevaron al extremo la paciencia de los vecinos y siguen operando sobre un área residencial. Conservan su permiso para vender licor y nadie se creyó el argumento de que es “para acompañamiento de comidas”. Les puedo jurar que ahí no he visto llegar a un alma que muestre los modales o el interés de armonizar con los vecinos, mucho menos para tomarse un trago de licor en otro contexto que no sea el de desenfreno.

Hace unos días, para la final de la Champions League, se reunieron ahí varios jóvenes con ganas de gritar GOL!, resultado: 4 goles a todo pulmón. No es la primera vez que pasa, igual ocurre con cada torneo, pelea, carrera, partido, etc. Este comercio más bien parece el típico vecino de arrabal que hay que andar llamándole a la policía a cada rato por su escándalo, la diferencia es que a ellos les ampara la ley o parte de esta y cada vez que intentemos pararlos interpretaran la ley a su favor o nos sumergirán en un vacío legal. La única solución sería irnos a la raíz y formular el siguiente silogismo.

Si venden licor con el respectivo permiso

Y esta área residencial impide locales comerciales

Entonces cierren el local y dejaran de vender licor.

Beto Velasco, Residente de San Francisco

————————-

QUE CUMPLAN CON LA LEY Y SE RESPETEN LOS DERECHOS CIUDADANOS

La noche del 30 de mayo se realizó la reunión de residentes de San Francisco afectados por el ruido y la obstrucción vehicular que provocan los constantes jolgorios organizados por el “Rinconcito Colombiano” en la calle 67 este y el “Hostel Panamá” en la calle 68 este. A la reunión asistieron el dueño del Rinconcito Colombiano y su asistente animador de espectáculos; el Alcalde del Municipio de Panamá en compañía de la directora de asuntos legales y unos 34 vecinos residentes del área.

Uno a uno los residentes fueron exponiendo, con lujo de detalles, las violaciones cometidas tanto por el “Rinconcito Colombiano” y por el “Panamá Hostel”. El Rinconcito Colombiano no cuenta con permiso de construcción. Desde su inauguración, ha perturbado la paz y la tranquilidad del vecindario con la animación de espectáculos y la obstrucción de calles y veredas. Por su parte, el “Panamá Hostel”, un bar al descubierto con el nombre de hostal, no cuenta con la zonificación y se ha dedicado a la organización de espectáculos en vivos y de grandes chupatas que anuncian a través de las redes sociales. Más detalles sobre las violaciones y arbitrariedades de ambos antros se pueden ver en el artículo “Panamá: Bares, discotecas y talleres en áreas residenciales. Publicado el 14 mayo, 2011 por panamaprofundo.”

Las normas y reglamentos establecidas por las leyes nacionales en materia de construcción, uso de suelo, comercio, salud y medio ambiente han sido violentadas flagrante y sistemáticamente por los dueños de ambos negocios. De hecho, los efectos de estas violaciones han conculcado derechos ciudadanos establecidos en la Constitución Política sin que las autoridades hayan tomado cartas en el asunto, a pesar de las reiteradas quejas y trámites de los residentes en todas las instancias competentes.

Como consecuencia de las acciones de los residentes, los dos locales, “Rinconcito Colombiano” y “Panamá Hostel”, han sido intervenidos por la Alcaldía de la ciudad de Panamá sin que el problema haya sido resuelto. Como suele ocurrir ante el llamado de atención de las autoridades, los dueños de locales insurrectos, han hecho una pantomima para disimular y tratar de engañar a las autoridades, pero en esencia, mantienen el mismo patrón de arbitrariedades. Los señores de estos negocios no parecen haber entendido que las autoridades han actuado por presión de los residentes y que los mismos no dejaran de presionar y realizar actividades ciudadanas hasta que las autoridades hagan cumplir las normas y reglas que establece la Ley, y hasta recuperar los derechos ciudadanos que les han sido usurpado.

Todos los involucrados: autoridades, agresores y residentes afectados, saben que se trata de  negocios que están actuando fuera de la ley, ya sea porque no tienen permiso de construcción, no cumplen con la zonificación, obstruyen la circulación vial y peatonal o perturban el derecho a la paz y tranquilidad de los residentes. Esto ha sido demostrado de diferentes formas y con evidencias contundentes, sin embargo, persiste una tolerancia peligrosa de parte de las autoridades que los hace cómplices de los daños y perjuicios ocasionados. Si las autoridades hicieran su trabajo de hacer cumplir la Ley, el “Rinconcito Colombiano” y el “Panamá Hostel” deberían haber sido locales cerrados desde hace varios meses atrás.

En la reunión, el esfuerzo puesto por parte del Alcalde para que los residentes llegaran a un “acuerdo” con el dueño del “Rinconcito Colombiano” fue en vano. Los residentes insistieron en el cumplimiento de las leyes: normas, reglamentos y permisos y en el respeto a los derechos ciudadanos.

Después de escuchar los argumentos descarados de los representantes del “Rinconcito Colombiano”; como si nada hubiera pasado; como si no hubieran sometido al vecindario entero al infierno del ruido, durante muchos fines de semana y, hasta altas horas de la madrugada; con la candidez que se trata a niños de dos años, intentaron lanzar promesas y cautivar a los residentes con invitaciones al local y otras soberbias, rechazadas airadamente y de manera contundente por todos los asistentes.

El animador y el dueño del Rinconcito Colombiano.

Antes de salir de la reunión, el Alcalde preguntó a los residentes si ellos, los vecinos, podían convivir con el “Rinconcito Colombiano”. La respuesta fue unánime: que se cumpla con la Ley y que se cierre el local. Esta es la misma conclusión para el “Panamá Hostel” que ni siquiera cuenta con la zonificación.

Héctor Endara Hill, Residente de San Francisco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LUCHA CIUDADANA EN SAN FRANCISCO

  1. Federico dijo:

    Hola veo que no solo en la vía España hay abusos de los comerciantes y al igual que en san Francisco, en el área de del Pi ex y frente a la vía Argentina los comercios ponen cadenas en el paso peatonal y en los estacionamientos que son de uso colectivo es decir que si usted quiere tomarse un café en el Mini Max y luego comprar la comida de su perro en Melo y si se acordó que tiene que comprar un cable USB en la electrónica del chinito tiene que mover su carro por que si usted no compra no se puede estacionar siendo áreas publicas y lo peor es la mayoría son EXTRANJEROS creo que se debe tener mas respeto por las leyes y por los que aquí nacimos.
    Y como ejemplo de estos perjuicios la sra. Judiht vdu.de Varela se callo en una de estas obstrucciones del paso peatonal.

  2. Pingback: Alcalde decreta cierre definitivo del Rinconcito Colombiano y el Panamá Hostel. | Panamá Profundo

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s