LAS REVELACIONES DE WIKILEAKS Y LA MALDICIÓN DE MALINCHE

“Oh, maldición de Malinche
enfermedad del presente
¿Cuándo dejarás mi tierra,
cuándo harás libre a mi gente?”

Palomares Gabino

Mural en la ciudad de Panamá realizado por la "Brigada Felicita Santizo" y borrado por la oligarquía criolla.

Desde el inició de su formación como país, Panamá nació bajo la protección del ejército de los Estados Unidos interesados en dominar la importante posición estratégica, económica y militar, del Istmo. La mancuerna entre los negocios del comercio marítimo internacional y del control militar de la posición estratégica de Panamá, terminó en las manos de los rubios del norte, situación que se ha extendido durante toda la vida republicana y continúa hasta nuestros días.

La correspondencia oficial de la Embajada gringa en Panamá, revelada a través de Wikileaks, se ha constituido en la principal fuente de noticias de el Panamá América. Varios de los hechos noticiosos extraídos de los Wikileaks se han elevado a la primera plana de este diario. Las revelaciones, una tras otra, transcurren como trago amargo para la población que sufre en carne viva los efectos negativos de la corrupción y la politiquería revelada. Aunque se publica y se hace noticia sobre hechos hartamente rumorados y conocidos en las calles por los panameños, los Wikileaks confirma de manera oficial lo que ya sabíamos: el entreguismo, la corrupción, la politiquería y la ladronería sin fin corroen enteramente los tres poderes del Estado panameño, dominado desde su nacimiento, por familias de la oligarquía panameña.

No existe ni una sola institución o entidad autónoma que pueda tirar la primera piedra. Desde la Universidad de Panamá, incluidos los muy “revolucionarios” grupos estudiantiles, asociaciones de empleados, profesores; hasta los flamantes fiscales, procuradores y un sin número de “notables” hacen coro al juega vivo y la corrupción sempiterna del sistema. Corruptos hasta la médula, funcionarios públicos de las tres magistraturas de la Nación panameña han estado rindiendo cuentas ante la Embajada Norteamericana en Panamá, en su desesperación para que él o la mandamás de turno, los premie con su simpatía.

Vergüenza ajena y vergüenza propia tenemos que soportar los panameños de a pie al ver como los candidatos o candidatas a la primera magistratura del país, buscan el aval a sus aspiraciones en la Embajada Norteamericana en Panamá. Lo que no dice Wikileaks lo podemos ver en los noticieros locales. Dos candidatos presidenciales poniéndose de acuerdo en la casa de la embajadora norteamericana para lanzar una sola candidatura y, desde ese momento, convertirse en los virtuales triunfadores de las elecciones que se realizarían meses después.

Wikileaks en Panamá nos viene a confirmar que la politiquería y la corrupción son la pasarela por donde desfilan la perenne crisis de la educación panameña, la angustiosa situación del transporte público, los precarios servicios de salud y el altísimo e insoportable costo de la canasta familiar. La madeja de múltiples intereses comunes entre amo y vasallo es la que sostiene las estrechas relaciones del sector público y del sector privado de la nación panameña con las diferentes embajadas norteamericanas en Panamá, este hecho histórico, ha sido confirmado ahora por las revelaciones íntimas contenidas en los Wikileaks.

Más allá de los graves hechos de la politiquería criolla y de la profunda corrupción que se confirma a través de los cables revelados por Wikileaks, sobre sale y resalta la absoluta dependencia y el profundo entreguismo de la “clase política”, del sector público y del sector privado de Panamá. Por la embajada gringa en Panamá han desfilado directores de entidades autónomas, diputados, empresarios, fiscales, magistrados, candidatos a puestos de elección popular, contadores y hasta el perro y el gato en busca de que los soben y los apapachen.

Falsas eminencias, sumisos acuden al confesionario del embajador de turno a poner quejas y halagos. Que triste y lamentable vocación de entreguismo y servilismo llevan impresa en el alma estas magistraturas, estos empresarios y estos padres de la patria. ¿Se imaginan ustedes a senadores, congresistas, magistrados, directores de policía, empresarios, o al mismo presidente de Estados Unidos rindiendo cuentas al embajador de Panamá en Washington? ¿Hasta cuándo esta maldición de Malinche seguirá rigiendo la conducta de tantos panameños? ¿Hasta cuándo los ciudadanos del mundo seguirán rindiendo pleitesías al matón del planeta? ¿Hasta cuándo la primera prepotencia mundial, exportadora de guerras e importadora de drogas, seguirá mangoneando personas, gobiernos, países y continentes?

Por fortuna, la historia de la humanidad y del país nos revela la presencia de mujeres y de hombres a los que no se les puede subordinar. Gente que, desde tiempo remoto, hemos visitado por fuera la embajada norteamericana en Panamá para exteriorizar nuestro repudio al intervensionismo. Hoy, un heroico grupo de jóvenes, auténticos artistas de la nacionalidad y la soberanía, están realizado asaltos culturales a la sede de la antigua Embajada de los Estados Unidos ubicada en la Avenida Balboa para rechazar otro de los proyectos faraónicos empobrecedor de la población y su cultura. En gente como ellos y ellas renace nuestro compromiso y nuestra esperanza en la defensa y la construcción de un nuevo y necesario Panamá, en un nuevo y necesario Mundo.

Héctor Endara Hill

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La corrupción en Panamá. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LAS REVELACIONES DE WIKILEAKS Y LA MALDICIÓN DE MALINCHE

  1. ema dijo:

    Excelente comentario, es la realidad y da verguenza el entreguismo de los gobernantes que hasta se mofan de sus adversarios por haber logrado que mister obama los va atender para firmar el tpc. Me gusto el comentario de hector.

  2. Enrique Andrade Martinez dijo:

    Nadie se puede extrañar o asombrar de lo que revela Wijileaks respecto a toda esta manada o recua de genuflexos y malinches que pululan y prevalecen en el escenario político panameño. Incluso algunos “ñangarotes”, que realizan a menudo exhibiciones de denuncias ultra nacionalistas, tienden a ser los más arrodillados. Igual acontece con algunos profesores e intelectuales que se prestan conscientemente al al juego político del Procónsul USA de turno. Concomitantemente, la Embajada con el concurso de estos besaculos, puede realizar sus tareas, pero sin aparecer en el escenario. Ni se diga de todos los negociados mineros que en tierras indígenas se quieren realizar, y otros mas que no se conocen, pero donde lo mas probable es que aparezca alguno de los soba levas de los gringos que se han de beneficiar de este contubernio. Me solidarizo con lo expuesto por Hector Endara, quien hace noticia sobre hechos hartamente rumorados y conocidos en las calles por los panameños, los Wikileaks confirma de manera oficial lo que ya sabíamos: el entreguismo, la corrupción, la politiquería y la ladronería sin fin que corroe enteramente los tres poderes del Estado panameño, dominado desde su nacimiento, por familias de la oligarquía panameña. ALELUYA

  3. luis almanza dijo:

    Muy buenos comentarios. Hay que agregar que hemos vuelto atras del 68 ya que ese eje de poder fue suplantado por los militares hasta 1989. Si, de esa misma manera, politicos, empresarios y curas actuaban ante los militares.

  4. MOLI dijo:

    Mensaje mafioso

    Atilio A. Boron
    RebeliónMensaje mafioso

    Atilio A. Boron
    Rebelión

    Según Kurt Burneo, economista del equipo técnico que asesora a Ollanta Humala, no existe ningún fundamento macroeconómico que explique la abrupta caída experimentada por la Bolsa de Lima el lunes pasado. En relación a este tema se manifestó también la calificadora de riesgo Moody’s, asegurando que no existen razones que autoricen a cambiar sus pronósticos sobre el desempeño futuro de la economía peruana o a disminuir el grado de inversión del Perú, lo que fue confirmado por otra calificadora, Fitch Rating y por los bancos internacionales de inversión que operan en ese país. Impávido ante estos argumentos, el sol continuó su moderada depreciación frente al dólar. Burneo destacó una vez más que la seguridad de los depósitos bancarios no será alterada y que los grandes lineamientos de la política económica seguirán en vigor. Dijo también que las empresas que cotizan en Bolsa muestran elevados grados de rentabilidad: “las utilidades de las empresas con respecto a sus ventas están por encima del 24 por ciento, y en el caso de las empresas mineras, ese ratio es de 60 por ciento.” ¡Nótese la fenomenal rentabilidad empresarial, que contrasta con la no menos fenomenal deuda social del tan exitoso “modelo” en el Perú! Si, según se dice, los fundamentos son sólidos y se descarta cualquier cambio, ¿cuál es la razón por la que cayó la Bolsa?
    La respuesta es bien simple: porque ante el nuevo cuadro político abierto por la elección de Humala los especuladores que se dan cita en todas las bolsas del mundo (y la de Lima no es una excepción) decidieron enviarle un mensaje mafioso al presidente electo haciendo una pequeña demostración de su poderío y su musculatura financiera. En suma, una especie de “golpe de mercado” preventivo, una advertencia y un recordatorio de lo que podría llegar a pasarle en caso de que optara por abandonar el camino trazado por sus predecesores. El capital no descansa y vota todos los días, y sus estratagemas pueden maniatar a cualquier gobierno. Humala declaró que será respetuoso de la economía de mercado; al mismo tiempo dijo que quiere acabar con la pobreza y la exclusión social. Pero si mantiene la economía de mercado, tal cual hoy existe en el Perú, lo seguro será que la pobreza y la exclusión social crezcan al ritmo desmesurado en que lo hace la tasa de ganancia de las empresas. Tendrá que optar, y en la pulseada con los mercados su arma principal, tal vez la única, será su capacidad para promover la organización y concientización del campo popular. A escasas veinticuatro horas de las elecciones el mercado le arrojó el guante a Humala y se constituyó como su enemigo. Habrá que ver como éste reacciona ante la inveterada afición de aquél por las prácticas extorsivas a las que apela para defender los intereses del capital

    Según Kurt Burneo, economista del equipo técnico que asesora a Ollanta Humala, no existe ningún fundamento macroeconómico que explique la abrupta caída experimentada por la Bolsa de Lima el lunes pasado. En relación a este tema se manifestó también la calificadora de riesgo Moody’s, asegurando que no existen razones que autoricen a cambiar sus pronósticos sobre el desempeño futuro de la economía peruana o a disminuir el grado de inversión del Perú, lo que fue confirmado por otra calificadora, Fitch Rating y por los bancos internacionales de inversión que operan en ese país. Impávido ante estos argumentos, el sol continuó su moderada depreciación frente al dólar. Burneo destacó una vez más que la seguridad de los depósitos bancarios no será alterada y que los grandes lineamientos de la política económica seguirán en vigor. Dijo también que las empresas que cotizan en Bolsa muestran elevados grados de rentabilidad: “las utilidades de las empresas con respecto a sus ventas están por encima del 24 por ciento, y en el caso de las empresas mineras, ese ratio es de 60 por ciento.” ¡Nótese la fenomenal rentabilidad empresarial, que contrasta con la no menos fenomenal deuda social del tan exitoso “modelo” en el Perú! Si, según se dice, los fundamentos son sólidos y se descarta cualquier cambio, ¿cuál es la razón por la que cayó la Bolsa?
    La respuesta es bien simple: porque ante el nuevo cuadro político abierto por la elección de Humala los especuladores que se dan cita en todas las bolsas del mundo (y la de Lima no es una excepción) decidieron enviarle un mensaje mafioso al presidente electo haciendo una pequeña demostración de su poderío y su musculatura financiera. En suma, una especie de “golpe de mercado” preventivo, una advertencia y un recordatorio de lo que podría llegar a pasarle en caso de que optara por abandonar el camino trazado por sus predecesores. El capital no descansa y vota todos los días, y sus estratagemas pueden maniatar a cualquier gobierno. Humala declaró que será respetuoso de la economía de mercado; al mismo tiempo dijo que quiere acabar con la pobreza y la exclusión social. Pero si mantiene la economía de mercado, tal cual hoy existe en el Perú, lo seguro será que la pobreza y la exclusión social crezcan al ritmo desmesurado en que lo hace la tasa de ganancia de las empresas. Tendrá que optar, y en la pulseada con los mercados su arma principal, tal vez la única, será su capacidad para promover la organización y concientización del campo popular. A escasas veinticuatro horas de las elecciones el mercado le arrojó el guante a Humala y se constituyó como su enemigo. Habrá que ver como éste reacciona ante la inveterada afición de aquél por las prácticas extorsivas a las que apela para defender los intereses del capital

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s